ALCACHOFAS AL HORNO CON PESTO ROJO #receta

 

alcachofas al horno

Nos perdemos muchas cosas por no atrevernos a probar, a experimentar, por ideas ajenas heredadas a saber de quién, creencias preconcebidas que nos hacen no ver más allá. Yo por ejemplo, durante años me negué rotundamente a probar ningún plato que llevara alcachofas, convencida de que las odiaba, detestaba, aborrecía, hasta que un día olvidé mis certezas absolutas y resulta que soy muy fan de las alcachofas. Pero muy fan. Así que olvida lo que crees recordar y lánzate a probar, saborear, paladear y súmate al alcachofing, con nuestra receta de alcachofas al horno.

Ingredientes

12 alcachofas

docena de huevos de codorniz

7 hojas albahaca

10 tomates secos en aceite

1 cucharada de queso parmesano en polvo

1 cucharada de piñones

media guindilla

2 dientes de ajo

perejil picado

y aceite de oliva

Empezamos limpiando las alcachofas desechando las hojas más verdes del exterior , las torneamos dándoles una forma bonita y cortamos la base para que se mantengan de pie. A continuación, descorazonamos las alcachofas con un sacabolas eliminando los filamentos interiores para poder rellenarlas. Las vamos poniendo en agua con limón para que no se oscurezcan y cuando las tengamos todas listas las echamos en agua hirviendo con sal. Pasados unos 15 minutos (o cuando las pinchemos con un tenedor y estén tiernas), las sacamos del agua, las dejamos escurrir y las ponemos sobre su base en una bandeja de horno con un chorrito de aceite. Las metemos 10 minutos en el horno precalentado a 200º.

Mientras podemos ir haciendo el pesto, ponemos en un recipiente los tomates, el queso, los piñones, un diente de ajo, la media guindilla, la albahaca y tres cucharadas de aceite de oliva. Lo trituramos todo con la batidora y añadimos un poco de sal si es necesario.

Por otro lado, hacemos un aceite de ajo y perejil, batiendo un diente de ajo con un poco de perejil y unas 4 cucharadas de aceite de oliva.

Pasados los 10 minutos, sacamos las alcachofas del horno, ponemos una cucharada del pesto rojo dentro de cada una de ellas, y encima un huevo de codorniz y una pizca de sal. Rellenamos todas las alcachofas y metemos la bandeja de nuevo en el horno, hasta que la clara cambie de color. Este tiempo dependerá de cada horno, en el nuestro ha tardado cinco minutos, pero estad atentos para que no se cuaje la yema.

Cuando tengan el punto adecuado, ya tenemos nuestras alcachofas al horno, emplatamos colocando alrededor unos puntos de pesto y rociamos con un toque de aceite de ajo y perejil.

Y listo. Espero que os guste…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *