Archivo de la categoría: dulce

postres originales<>gyozas de crema de cacao, mango y plátano

postres originales

Si eres de los que adoras las gyozas, seguro que aprecias los postres originales para saciar tu apetito más dulzón, pues no te puedes perder nuestra receta de estas riquísimas empanadillas japonesas, sólo tienen un pero, son altamente adictivas, así que consumid siempre con moderación. Arriba con el GYOZA POWER!!!

Ingredientes:

  • 25 obleas para gyozas
  • 3 plátanos maduros
  • 1 mango maduro
  • 10 cucharadas de crema de cacao
  • 4 cucharadas de aceite de girasol
  • azúcar glass

Comenzamos preparando el relleno de las gyozas dulces. Para ello cortaremos los plátanos y el mango en trozos largos y finos, unos 3cmx1/2cm (de largo deben medir menos que el diámetro de la oblea de gyoza que hayamos comprado o amasado).

Una vez cortada la fruta empezamos a rellenar y cerrar las gyozas. En cada oblea ponemos media cucharadita de crema de cacao en el centro y sobre ésta dos trocitos de mango y dos de plátano (la cantidad de relleno dependerá del diámetro de la pasta). Para cerrar la empanadilla nos mojamos un dedo con agua y lo pasamos por los bordes de la oblea. En uno de los lados de la oblea hacemos pliegues y lo juntamos con el otro lado apretando bien los bordes para que no se abra al cocinarla.

Congelaremos las gyozas si vamos a tardar en consumirlas, ya que la pasta se humedece rápidamente. Si deseáis comerlas inmediatamente no es necesario que las congeléis.

Poner una sartén con el aceite de girasol a calentar y añadir la mitad de las gyozas (después repetir el proceso si queréis comerlas todas), dorarlas bien por todos los lados e incorporar un vaso de agua pequeño, tapar la sartén con la tapadera y dejar cocinar a fuego fuerte hasta que se evapore completamente el agua (aproximadamente 5 minutos). Retirar la tapadera, dorar un poco más las empanadillas y pasarlas a un plato. Dejar que enfríen 3 o 4 minutos y espolvorearlas con azúcar glass.

desayunos saludables>>trenza de nueces y dátiles

Últimamente me ha dado por amasar. es una pasada hornear tu propio pan, tus pizzas y por supuesto tus dulces, todo natural y casero, sin aditivos ni cosas raras, bollería doméstica ideal para desayunos saludables, meriendas ligeras, cuidando tu alimentación y la de los tuyos te sentirás mucho mejor, es más fácil. más barato y más beneficioso….no querrás volver a lo industrial jamás<<<FOREVERBAKING>>>

desayunos saludables

Ingredientes:

  • 15g de nueces molidas
  • 50g de harina integral
  • 225g de harina de fuerza
  • 25g de mantequilla sin sal
  • 15g de azúcar moreno
  • 15g de miel
  • 1 huevo talla L
  • 80g de leche
  • 3g de sal
  • 10g de levadura fresca de panadería

Para el relleno:

  • 40g de mantequilla sin sal
  • 120g de nueces
  • 30g de miel
  • 8 dátiles

Para el almíbar:

  • 50g de agua
  • 100g de azúcar
  • 2 cucharadas de zumo de limón

Disponer en un bol las harinas, las nueces molidas, la mantequilla, la sal, el azúcar, la miel, la leche, el huevo y la levadura desmenuzada. Introducir una mano y mezclar durante uno o dos minutos hasta que se haya formado una especie de bola de la que podamos desprender nuestra mano pero que sea una masa jugosa. La pasamos a una superficie de trabajo y amasamos otros dos minutos para que termine de integrarse la mantequilla con el resto de ingredientes. Una vez tengamos una masa uniforme la amasaremos, el modo para amasar es sencillo, la plegamos sobre si misma, la hacemos rodar 90 grados sobre la mesa y volvemos a plegar y a rodar consecutivamente mientras apretamos con nuestras manos. Amasar durante 5-10 minutos hasta que quede lisa. Después formar una bola, meterla en un bol y taparlo bien con un film transparente.

El reposo prolongado es un gran aliado para este tipo de elaboraciones que prácticamente no tenemos que trabajar. En este caso introduciremos la masa tapada en el frigorífico durante 24h. Al día siguiente la sacamos  de la nevera, y comprobamos como ha fermentado y aumentado mucho su volumen. Espolvorear la mesa de trabajo con un pelín de harina y colocar la masa sobre ésta. Aplanar un poco con las palmas de las manos y estirar con el rodillo hasta que obtengamos una forma rectangular de unos 50 cm de largo por 25 cm de ancho para que quepa en la bandeja del horno.

Para el relleno de la trenza mezclar todos los ingredientes con los dátiles previamente cortados en trocitos y las nueces partidas en dos hasta formar una pasta que se pueda extender. Después untar el relleno sobre la masa y enrollar de un lado a otro (por el lado largo) como si se tratara de un brazo de gitano. Obtendremos una forma de baguette, a continuación la cortamos a lo largo, en dos mitades y trenzamos con cuidado estas dos partes apretando levemente en los extremos hasta conseguir la forma de nuestra trenza, pasarla a una bandeja con papel de horno, tapar con un paño y dejar levar durante dos horas y media. (Si queremos dejar la trenza casi preparada con antelación, en esta punto también la podemos tapar con film y meterla de nuevo en la nevera durante un día y sacar justo para hornear).

Cuando haya pasado el tiempo de fermentación meter durante 25 minutos al horno a 180º arriba y abajo, con ventilador a 160º, previamente precalentado.

Mientras preparamos un almíbar, para ello ponemos un cazo al fuego con 50g de agua y 100g de azúcar normal. Dejamos hervir durante cuatro minutos y añadimos 2 cucharadas de zumo de limón.

Sacamos la trenza del horno y pincelamos con abundante almíbar caliente con ayuda de una brocha. Dejar enfriar antes de cortarla y así quedará más jugosa.

Y ya tenemos lista nuestra trenza>>>desayunos saludables>>>industrialnomore<<<<<

ceviche de melón y mango #ricoricorico

ceviche de melón y mango

Viene el buen tiempo, las largas tardes y las calles repletas de gente con ganas de sacarse el aburrimiento de encima, apetece diversión y frescura, pues este postre es pura diversión y frescura, todo diversión y frescura. ATRÉVE-TE!!!!

Ingredientes

30 bolas de melón
1 mango
1 lima
3 cucharadas de azúcar moreno
1/2 cucharada de cilantro fresco
y helado de coco

Empezaremos el ceviche haciendo bolitas de melón con un sacabolas del tamaño apropiado. A continuación cortar el mango en trozos de aproximadamente 1x1cm. Una vez cortada la fruta la mezclamos y reservamos en un bol.

Por otro lado exprimir la lima y batir su zumo con el cilantro fresco hasta que la hierba se haya integrado perfectamente con el zumo.

Rociamos la fruta con el zumo de lima y cilantro y añadimos el azúcar moreno, mezclamos bien y dejamos reposar 10 minutos para que la fruta adquiera el sabor del zumo y el azúcar se disuelva.

Para servir usamos un bol pequeño, ponemos dos cucharadas de la fruta y por último una bola de helado de coco encima. Y ya esta listo nuestro ceviche….a disfrutar!!!

BIZCOCHO DE MASCARPONE #industrialnomore

BIZCOCHO DE MASCAPONE

Siempre he sido muy de olores, hay algunos, como el del café recién hecho o un bizcocho horneándose en la cocina que me llenan o más bien, me llevan a lugares cálidos, cercanos, de esos en los que todo es más sencillo y te sientes tan a gusto, tan abrigado que nunca te marcharías, cosas tan simples, tan a nuestro alcance que terminamos por olvidar lo bien que sientan, pero eso se acabó!!! #industrialnomore hasta la muerte y vamos a disfrutar cocinando, comiendo, viviendo…

Ingredientes

220 g de azúcar
220 g de harina de repostería
230 g de queso mascarpone
4 huevos
150 g de nata para montar
75 g de aceite de girasol
25 g de aceite de oliva
1 sobre de levadura
media cucharadita de canela
la ralladura de la piel de medio limón
una pizca de sal

Batir los huevos con el azúcar hasta que aumenten su volumen. A continuación añadir el queso mascarpone. la nata y la ralladura de limón y batir un poco más hasta que no haya grumos. Incorporamos después los dos aceites y el sobre de levadura, batimos un poco más y por último agregamos la harina tamizada y la pizca de sal. Una vez que hayamos incorporado bien la harina y tengamos una masa homogénea añadimos la canela y pasamos la masa del bizcocho a un molde engrasado con mantequilla.

Cocinar en el horno precalentado a 180º con calor arriba y abajo durante unos 40 min o hasta que esté doradito y al introducir un cuchillo éste salga limpio; ya sabéis que cada horno es diferente.

Después de este tiempo sacar el bizcocho del horno y dejarlo enfriar un poco antes de desmoldar. Una vez sacado del molde decorar con azúcar glass.

Y ya tenemos nuestro rico y saludable bizcocho para merendar y desayunar como dios manda…

CRUMBLE CON MOUSSE DE QUESO MASCARPONE #felicesfiestas

mousse de queso mascarpone

Ingredientes

  • Para la base crujiente de galleta :

       80gr de harina floja

        80gr de harina integral

        100gr de mantequilla

        100gr de azúcar moreno

        50gr de nueces

        y una pizca de sal

  • Para la mousse:

        300ml de nata para montar

         200gr de yogurt natural no azucarado

          3 cucharadas de azúcar glass

         200gr de queso mascarpone

  • Para la mermelada:

          500gr de ciruelas

          250gr de azúcar

Para comenzar elaboraremos la masa que será la base del postre. En un bol mezclamos las dos harinas, el azúcar, la mantequilla a temperatura ambiente y la sal. Amasamos hasta que se forme una pasta homogénea y se integren todos los ingredientes. A continuación añadimos las nueces que habremos troceado en trozos grandes. Una vez formada la masa, debemos extenderla todo lo que podamos en una bandeja e introducirla en el horno precalentado a 180º. Pasados unos 10 minutos ( estar atentos porque cada horno es diferente) la masa tendrá un leve color dorado, entonces desmigaremos la masa con ayuda de un tenedor,  buscando obtener una especie de pasta de galleta de mantequilla rota. Continuamos la cocción en el horno hasta que esté bien dorado (unos cinco minutos más). Sacamos del horno y reservamos.

Por otro lado haremos la mermelada. Para ello lavar bien las ciruelas, quitarles el hueso y cortarlas en trozos pequeños. Poner en una olla con el azúcar y cocer a fuego lento durante aproximadamente una hora, removiendo con una cuchara de madera, hasta que adquiera textura de mermelada y la ciruela se haya desecho (aunque a mi me gusta acabarla un poco antes, cuando aún quedan algunos trocitos).

Para la mousse, simplemente juntaremos todos los ingredientes en un bol y  montaremos la nata con ayuda de una batidora con varillas. En un minuto tendremos la mezcla montada y lista para servir.

Para emplatar hemos elegido vasitos de postre individuales. De este modo dispondremos un poco de la base de galleta en el fondo, encima dos o tres cucharadas de la mousse de queso mascarpone y por último una cucharada abundante de mermelada.

MOUSSE DE QUESO MASCARPONE

Es un postre ideal para estas fechas por su sencillez, su ligereza y porque nos permite prepararlo con anterioridad. Tanto la galleta como la mermelada podemos hacerlas con días de antelación, incluso podemos tener montados los vasos en la nevera, ya que aguantan sin problema bastantes horas, incluso de un día para otro. En mi caso yo los monto en el momento y caliento un pelín la mermelada en el último momento para que haya un contraste de temperaturas que en los postres me gusta mucho (la galleta a temperatura ambiente, la mousse de queso mascarpone fría y la mermelada caliente).

Con estas cantidades tendréis para unas 12-13 personas

#felicesfiestas

DELICIOSOS BOLLOS DE CARDAMOMO #byIbánYarza

bollos de cardamomo

Hace ya un tiempo que os recomendé uno de mis libros favoritos, Pan casero, del famosísimo Ibán Yarza. Cualquier amante del pan casero lo conocerá pero es una opción muy acertada para los que quieran, como en mi caso, empezar a experimentar en este mundillo. Las recetas son sencillas, explicadas paso a paso y al alcance de todos. Hoy os dejo unos bollitos de cardamomo que están increíbles, en serio ¡¡¡increíbles!!!

Ingredientes

390 g harina de repostería

210 g leche entera

75 g de azúcar

75 g azúcar moreno

150 g mantequilla sin sal

12 g levadura fresca de panadería

4 g sal

2 cucharaditas de cardamomo molido

y un huevo batido

Lo primero que debemos hacer es calentar un poco la leche y derretir 75 g de mantequilla en ella. Una vez derretida dejamos templar y cuando veamos que la temperatura es aproximadamente la corporal añadimos la levadura y la disolvemos. En un bol grande aparte preparamos dos tercios de la harina y añadimos la mezcla de la leche, mantequilla y levadura. Removemos esta mezcla durante 5 minutos con una cuchara de madera. A continuación incorporamos el resto de la harina, una cucharadita de cardamomo, la sal y los 75 g de azúcar blanca y mezclamos bien. Pasamos la masa a una mesa para trabajarla, y la amasamos durante 7-10 min. Cuando la saquemos del bol debe pegarse a las manos, no añadáis más harina porque conforme la amasemos cambiará y se despegará de las manos adquiriendo una textura sedosa. Dejar fermentar una hora después del amasado tapada con un paño.

Mientras fermenta la masa, podemos preparar el relleno de los bollos. Formaremos una pasta con la ayuda de un tenedor mezclando los 75 g de mantequilla restantes (tenerla a temperatura ambiente), una cucharadita de cardamomo y 75 g de azúcar moreno. Reservar.

Después de una hora la masa habrá aumentado su volumen, ahora la estiramos sobre una superficie espolvoreada con un poco de harina y le damos forma de un cuadrado de unos 40×40 cm. Untamos toda la superficie con el relleno que hemos preparado y a continuación doblamos con cuidado la masa en tres, como si fuera un tríptico y dejamos reposar 10 min.

Para dar la forma de los bollos tenemos que cortar la masa en tiras de 1 cm de ancho (cortar por el lado más corto). Estiramos un poco estas tiras y las retorcemos girando cada extremo en una dirección como si hiciéramos lazos de hojaldre y les damos forma de espiral (como una ensaimada).

Cuando hayamos formado todos los bollos los dejaremos fermentar de nuevo 50-60 min sobre un papel de horno o silicona sobre el que vayamos después a hornearlos.bollos de cardamomo

Pasado este tiempo nuestros bollitos habrán adquirido volumen, los pintamos con huevo batido y esparcimos por encima de cada una un poco de azúcar blanquilla. Por último los metemos al horno precalentado a 250º durante solamente 6-7 min. Al sacarlos del horno los bollos tienen que estar blandos y al darles la vuelta y tocarlos, la base también tiene que estar dorada y blanda, de manera que no nos haga dudar de si realmente están cocidos.bollos de cardamomo

Con estas cantidades obtendremos entre 15-20 bollos deliciosos para una merienda especial, un brunch, una fiesta de cumpleaños…

requesón para combatir la rutina #automnishere

requesón

La vuelta a la rutina puede ser un poco dura, o mucho, pero siempre podemos contrarrestar la modorra otoñal de esas tardes largas, sin planes, haciendo aquello que más nos guste, en mi caso hojear libros de cocina, como el siempre maravilloso Jerusalem, y encontrar y probar recetas lejanas, deliciosas, únicas…

Ingredientes

500 gr de requesón

250 gr de queso de cabra tierno

140 gr de mantequilla sin sal

14 hojas de pasta filo

pistachos sin sal picados

90 ml de agua

280 gr de azúcar glas

3 cucharadas de zumo de limón

Para empezar con este postre debemos derretir la mantequilla. Untamos con un poco de ésta una bandeja de horno, que sea un poco más pequeña que las láminas de pasta filo. Colocamos sobre la bandeja una hoja de pasta filo y con la ayuda de una brocha volvemos a untar mantequilla encima. Repetiremos este proceso hasta que tengamos 7 capas.

En un bol mezclamos bien el requesón y el queso de cabra, con la ayuda de un tenedor y vertemos esta mezcla sobre la última capa de pasta filo con cuidado de dejar libres los bordes, unos 2 o 3 cm por cada lado. Untamos el queso con un poco más de mantequilla y cubrimos con las 7 hojas restantes repitiendo el mismo proceso, pintando cada una con mantequilla antes de poner la siguiente. Por último doblaremos los bordes sobrantes hacia abajo de modo que el queso quede bien sellado dentro de la pasta. Untamos de nuevo todo con mantequilla y realizamos cortes en forma de cuadrados de unos 5 por 5 cm con un cuchillo afilado sobre las capas superiores llegando al queso. Metemos la bandeja al horno precalentado a 200º unos 25-30 min, hasta que quede bien dorado y crujiente.

Mientras prepararemos el almíbar con el que luego mojaremos el mutabbaq. Ponemos a hervir el agua en un cazo con el azúcar, cuando empiece a hervir añadir el zumo de limón, bajar el fuego, dejar 2 o 3 min más y reservar.

Una vez saquemos el mutabbaq del horno, debemos bañarlo de nuevo con la ayuda de una brocha con el almíbar, teniendo cuidado en que todo quede bien impregnado. Dejamos reposar 10 min y espolvoreamos con los pistachos picados.

Si deseamos hacerlo más pequeño bastará con usar una bandeja de horno más pequeña y la mitad de ingredientes, podemos usar solo 7 láminas de pasta filo, poniendo el relleno en la parte inferior de las hojas y doblar para sellar el queso con la parte superior.