Archivo de la categoría: dulce

TARTA DE QUESO de la Viña #unpostremuyfamoso

tarta de queso 2

En cada ciudad siempre hay imprescindibles por visitar, lugares que ver, monumentos que fotografiar y comidas que probar. En Donosti, uno de esos imprescindibles es la Viña un restaurante de siempre repleto de turistas y locales dispuestos a confirmar si en realidad merece tanta fama su plato estrella, una humilde tarta de queso, sencilla, austera pero que seguro comerás del tirón, sin respiro hasta acabar con ella. Desde que la probé, he ido buscando, comprobando recetas y adaptando cantidades, hasta que creo he conseguido reproducir la deliciosa tarta de queso de la Viña y aquí os la dejo…

Ingredientes

475 gr de queso Philadelphia

300 ml de nata

210 gr de azúcar

una cucharada rasa de harina de repostería

y 4 huevos

Comenzamos batiendo los huevos con el azúcar, añadimos el queso y batimos bien hasta que no queden grumos. A continuación, incorporamos la nata y la cucharada de harina y batimos un poco más.

Ponemos en un molde un papel de cocina, si mojamos el papel con un poco de agua por la parte que va a quedar en contacto con el molde metálico, quedará mejor y no se moverá. Forrar el molde de manera que sobre papel por la parte superior, ya que la tarta subirá y así tendremos una barrera para que no se desborde. Verter toda la mezcla anterior y meter en el horno precalentado a 200º.

Tardará unos 50 minutos dependiendo del horno, mientras esté horneándose veremos como nuestra tarta de queso sube mucho y a la vez la superficie toma un tono muy tostado. El interior debe quedar cuajado pero a la vez poco hecho.

Cuando creamos que está lista, sacar la tarta del horno, dejar reposar 5 minutos en el molde (perderá mucho volumen) y desmoldamos.

tarta de queso 3

En casa nos gusta tomarla al poco tiempo de hornearla, como lo hacen en el restaurante, donde las tartas casi no tienen tiempo de enfriarse.

Si queremos podemos acompañar la tarta de queso con fresas o alguna fruta de temporada con un poco de azúcar, también podemos servirla con miel, o bien de la manera más tradicional, sin ningún acompañamiento.

tarta de queso 1

 

TRUFAS DE CHOCOLATE #receta muy dulce

TRUFAS CON CHOCOLATE

Hay sabores que nos transportan en un instante a nuestra infancia y éste es uno de los que me llevan a la mía; tengo el recuerdo de haber comido cientos de estas deliciosas trufas cuando era una niña, pero tristemente, siguiendo la aunque no malintencionada si recurrente predisposición de mi madre a hacer hasta la saciedad una receta, engancharnos a ella y de la noche a la mañana, desecharla para siempre, un día desaparecieron. Me he pasado media vida añorándolas y preguntando “mamá, ¿ te acuerdas de las trufas de chocolate tan ricas que hacías ?” y ella siempre decía que ya no recordaba la receta. De modo que hace poco me dije que debíamos intentarlo de nuevo y salieron a la primera, así que, aquí la escribo para que perdure y nunca más vuelva a caer en el olvido, nunca más sin mis trufas de chocolate…

Ingredientes

100 gr de chocolate al 72%

100 gr de azúcar

100 gr de almendra cruda molida

4 cucharadas de nata para montar

1 cucharada de amaretto

y fideos de chocolate

Ponemos un cazo al baño maría e incorporamos el chocolate y el azúcar, vamos removiendo poco a poco sin que el fuego esté muy fuerte hasta que el chocolate se funda y quede una pasta homogénea. Dejar en el baño maría unos cinco minutos para que desaparezcan los grumos del azúcar. Añadir entonces las cuatro cucharadas de nata, remover un minuto más y retirar del fuego.

Pasamos el chocolate a un bol, dejamos templar 10 minutos y volcamos sobre la mezcla, las almendras y la cucharada de amaretto y removemos con una cuchara de madera hasta que quede todo bien incorporado. Tapamos el bol con un film de plástico y dejamos reposar 1 – 1.30h.TRUFAS DE CHOCOLATE

Pasado este tiempo, hacemos bolitas con la pasta dándoles forma con las palmas de las manos, y pasamos por un bol con abundantes fideos de chocolate. Y listas, no puede ser más fácil!!!

 

TORRIJAS #el postre de la semana santa

TORRIJASTORRIJAS

Si existen unos dulces típicos de estas fechas, son las torrijas, originarias de nuestra tierra, con un extenso pasado y fiel exponente de la tan nombrada y popular en nuestros días, cocina del aprovechamiento. Un gran ejemplo de que lo sencillo puede llegar a ser sublime. Así que, no os lo penséis más y todos a probar esta receta, porque estamos en tiempo de torrijas !!!

Ingredientes

6 rebanadas de pan brioche

750 ml leche

6 cucharadas de azúcar

1 rama de canela

la piel de medio limón

2 huevos

aceite de oliva

mezcla de azúcar y canela en polvo

50 gr de azúcar y 50 gr de agua para el almíbar

Para hacer torrijas necesitamos un pan con una miga densa, en este caso hemos elegido un pan brioche con el que las torrijas quedan deliciosas y tienen un toque diferente, pero si no disponemos de este tipo, las podemos hacer con algún otro pan de días anteriores como se ha hecho siempre.

En primer lugar, pondremos la leche a calentar con el azúcar, la canela y la piel del limón a fuego medio durante unos 10 minutos sin que llegue a hervir. Pasado este tiempo reservamos y dejamos enfriar.

Hacemos rebanadas de pan de unos dos centímetros, retirándoles la corteza y las cortamos en dos, para que las torrijas sean más estrechas. Las ponemos en un recipiente hondo, volcamos la leche ( ya sin la canela y la piel del limón ) y dejamos reposar.

NOTA: Dependerá un poco de la dureza del pan, en este caso con unos dos minutos basta, ya que se trata de un pan blando que absorbe rápidamente la leche. Para panes más duros necesitaremos unos 10 minutos.

Las torrijas deben empaparse muy bien de leche pero hay que tener cuidado de que no se deshagan y mantengan su forma. Para conseguirlo, os recomiendo ir tocándolas para decidir cuando tienen el punto deseado. En ese momento, las retiramos de la leche y las dejamos escurrir un poco, deben estar impregnadas pero no gotear.

Las pasamos por huevo batido y rápidamente las echamos en una sartén en abundante aceite de oliva que ya estará bien caliente. Cuando estén doradas las sacamos y ponemos sobre papel absorbente y dejamos reposar un minuto.

Para terminar podemos hacer dos versiones; la primera tanda, podemos pasarla después de freír, como se hace tradicionalmente, por una mezcla de azúcar y canela en polvo. Y para la segunda, podemos preparar un almíbar ( 50 gr de agua y 50 gr de azúcar que se deja hervir durante dos minutos ) lo dejamos templar y bañamos las torrijas después de fritas hasta que quedan bien impregnadas.

Ya me contaréis que versión os quedáis y a disfrutar!!!

RECETA ARROZ CON LECHE #¿cómo se hace?

receta arroz con leche

Ay, arroz con leche! gracias que en este mundo existen placeres tan sencillos y satisfactorios como este rico dulce, tan reconfortantes que nos ayudan a olvidar lo mucho  y lo rápido que en esta vida, a veces se complica todo. Y es que, lo que nos hace disfrutar, lo que calma nuestro ánimo y nos hace sentir bien, es propio e intransferible, por mucho que nos intenten convencer de que deseamos, ansiamos y anhelamos los más costosos lujos, muchos de nosotros sólo necesitamos un poco de paz y un humilde, pero exquisito postre.

Ingredientes

200 gr de arroz redondo

1850 ml leche entera

240 gr azúcar

la cáscara de un limón

1 rama de canela

1 cucharadita de mantequilla

y 2 cucharaditas de anís

Ponemos a calentar la leche con la canela partida en dos y la cáscara del limón a fuego medio, cuando comience a hervir bajamos el fuego al mínimo. En otra olla ponemos el arroz y añadimos dos cucharones de leche. En este caso haremos el arroz con leche como si se tratase de un risotto, es decir, mantendremos los dos ollas en ambos fuegos al mínimo, tanto donde está el arroz como donde está  la leche.

Debemos mover con frecuencia para que no se pegue e ir añadiendo poco a poco la leche a la olla del arroz, conforme se vaya consumiendo. Tendrá el punto que deseamos aproximadamente una hora después (dependerá del fuego, es aconsejable probar el grano para ver si está en el punto deseado y dejarlo más caldoso o más seco según nuestro gusto. A mÍ me gusta un poco caldoso pero sin pasarse).

En ese momento, añadimos la mantequilla, el azúcar y el anís que le da un toque buenísimo. Removemos todo durante un minuto más, probamos si está lo suficientemente dulce, retiramos del fuego y emplatamos. Podemos servirlo, por ejemplo, en un bol individual con una ramita de canela.

Y ya está preparado, un placer al alcance de todos. A disfrutar esta rica receta arroz con leche.

FLAN DE LECHE CONDENSADA CEUTÍ #receta

 

flan de leche condensada

flan de leche condensada

flan de leche condensada

Si me preguntasen en un concurso por el origen del flan, fallaría seguro. Claramente influenciada por la publicidad de una época muy, muy anterior a mí y que ni siquiera conocí, me inclinaría a responder que procede de la China, y es que los principios de la mente son un misterio, pero los del flan no.

Los registros más antiguos que se conocen sobre este riquísimo postre, nos llevan hasta la antigua civilización romana, donde se llamaba tyropatina. La denominación actual surge en el siglo VII, del francés, y significa torta plana. Al popularizarse, empezaron a nacer nuevas versiones, dependiendo de regiones, países y gustos, como la que hoy os propongo, a mi entender una de las más ricas, la no suficientemente conocida y valorada interpretación ceutí.

Ingredientes 

100 gr almendras crudas molidas

1/2 docena de huevos

1/2 kg leche condensada

1/2 l de leche entera

100 gr azúcar

y vainilla

Separar las claras y las yemas de los huevos. Mezclar las yemas con la leche condensada, añadiendo a continuación las almendras, la vainilla y la leche entera. Mezclar bien con una batidora.

Una vez bien mezclado, agregamos las claras batidas a punto de nieve, y removemos con una espátula de plástico con mucho cuidado y movimientos envolventes de abajo arriba para que no se bajen las claras.

Ponemos el azúcar en un molde para flan y lo caramelizamos, es decir, hacemos un caramelo en el fondo de la flanera moviendo constantemente hasta que el azúcar tome un color dorado ( con cuidado de no pasarnos para que no se queme). Dejamos que se enfríe un poco y vertemos la crema de almendras, lo colocamos en un baño maría y lo introducimos en el horno precalentado a 170ª durante tres cuartos de hora ( o hasta que el cuchillo salga limpio ). Si está cuajado, lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar.

Desmoldamos y lo colocamos en un plato, decorándolo si queremos con almendras, guindas, frutas rojas, nata montada… al gusto de cada uno.

Y ya está listo nuestro flan de leche condensada para servir y saborear.

TARTA SACHER #receta muy, pero que dulce

TARTA SACHER

Para endulzarnos un poco la vida, hoy os propongo una receta dulce, deliciosa, irresistible para los amantes del chocolate: tarta sacher, su único inconveniente es que no podréis parar hasta acabar con el último pedacito, pero de vez en cuando hay que darse un capricho ¿no?

La tarta Sacher, en alemán Sachertorte, es una tarta de chocolate típica austriaca que consiste en dos planchas gruesas de bizcocho de chocolate separadas por una fina capa de mermelada de albaricoque y recubiertas con un glaseado de chocolate negro.

Para la tarta 

150 gr de chocolate negro

250 gr mantequilla ablandada

200 gr azúcar blanquilla

100 gr maicena tamizada

 y 5 huevos

Para la cobertura

70gr de agua

70gr de azúcar

140 gr chocolate negro

Engrasamos y enharinamos un molde de unos 20 cm. Derretimos el chocolate al baño maría y lo dejamos enfriar. Separamos las claras y las yemas de huevo. Batimos la mantequilla con la mitad del azúcar hasta que blanquee y se ablande e incorporamos las yemas sin dejar de batir.

Batimos las claras a punto de nieve y añadimos gradualmente el resto del azúcar. Agregamos el chocolate derretido que hemos dejado enfriar a la mezcla de las yemas y poco a poco vamos removiendo hasta que se incorporen todos los ingredientes.

Mezclamos a continuación con el merengue ( las claras ) y la maicena en tres tandas alternas, empezando por parte del merengue con movimientos envolventes con mucho cuidado.

Vertemos la mezcla en el molde y horneamos a 160ª, 40-45 min, dejamos enfriar 5 min en el molde, desmoldamos y  pasamos a una rejilla con un papel de horno debajo.

Dejamos enfriar un poco y cortamos cuidadosamente  la tarta en dos para poder rellenarla. Extendemos la mermelada de albaricoque y ponemos la parte superior de la tarta encima.

Para la cobertura de la tarta sacher, ponemos en un cazo el agua y el azúcar y dejamos hervir durante unos dos minutos hasta que consigamos un almíbar, en ese momento añadimos el chocolate y movemos enérgicamente hasta que se deshaga, bajamos el fuego al mínimo y seguimos removiendo unos segundos hasta que el aspecto de la mezcla sea brillante ( cuidado porque el chocolate se puede quemar fácilmente y dejar un sabor amargo ), retiramos del fuego y vertemos rápidamente sobre la tarta consiguiendo una capa uniforme.

Y ya sólo queda esperar un poquito para que se enfríe y a disfrutar de esta rica tarta sacher…

BUÑUELOS DE VIENTO, el sabor de la tradición #receta

 

buñuelos de viento

Vivimos en un mundo cambiante, tan veloz y agitado, que es muy difícil reconocer como se va transformando todo lo que nos rodea, y a nosotros sólo nos queda consentir, pero en alguna ocasión podemos pararnos, mirar atrás y  recordar a aquellos que vivían en un mundo mucho más sereno y pausado, y celebrar sus tradiciones, sus costumbres que sabían, saben y sabrán a sencillez y buen hacer.

Así que, si tenéis un ratito podéis poner en práctica esta sencilla y fácil receta de buñuelos de viento, típica del día de Todos los Santos para que los tiempos pasados no caigan en el olvido y nuestro paladar no desconozca los sabores propios, de siempre.

Para 4 personas

125 gr harina de repostería

80 ml de leche entera

80 ml de agua

25 gr de mantequilla

3 huevos medianos

azúcar

Aceite de oliva suave

 y una pizca de sal

Ponemos en un cazo el agua, la leche, la sal y la mantequilla a calentar. Cuando empiece a hervir añadimos de golpe la harina y movemos enérgicamente hasta que la masa quede homogénea, sin grumos y se despegue de las paredes del cazo. Retiramos del fuego y dejamos enfriar unos minutos. Añadimos entonces los huevos uno a uno, removiendo e incorporando bien a la masa cada vez que añadamos uno hasta que quede una pasta uniforme y sin grumos.

En una olla o sartén honda ponemos abundante aceite a calentar . Formamos pequeñas bolas de la masa dándoles forma con dos cucharillas y las echamos poco a poco al aceite ( debe estar a temperatura media ). Los buñuelos de viento crecerán y flotarán en le aceite y conforme se vayan dorando los llevamos a un escurridor, para que suelten el exceso de aceite y rápidamente los pasamos por abundante azúcar ( para que el azúcar se pegue, los buñuelos deben estar calientes )