Archivo de la categoría: postre

TORRIJAS #el postre de la semana santa

TORRIJASTORRIJAS

Si existen unos dulces típicos de estas fechas, son las torrijas, originarias de nuestra tierra, con un extenso pasado y fiel exponente de la tan nombrada y popular en nuestros días, cocina del aprovechamiento. Un gran ejemplo de que lo sencillo puede llegar a ser sublime. Así que, no os lo penséis más y todos a probar esta receta, porque estamos en tiempo de torrijas !!!

Ingredientes

6 rebanadas de pan brioche

750 ml leche

6 cucharadas de azúcar

1 rama de canela

la piel de medio limón

2 huevos

aceite de oliva

mezcla de azúcar y canela en polvo

50 gr de azúcar y 50 gr de agua para el almíbar

Para hacer torrijas necesitamos un pan con una miga densa, en este caso hemos elegido un pan brioche con el que las torrijas quedan deliciosas y tienen un toque diferente, pero si no disponemos de este tipo, las podemos hacer con algún otro pan de días anteriores como se ha hecho siempre.

En primer lugar, pondremos la leche a calentar con el azúcar, la canela y la piel del limón a fuego medio durante unos 10 minutos sin que llegue a hervir. Pasado este tiempo reservamos y dejamos enfriar.

Hacemos rebanadas de pan de unos dos centímetros, retirándoles la corteza y las cortamos en dos, para que las torrijas sean más estrechas. Las ponemos en un recipiente hondo, volcamos la leche ( ya sin la canela y la piel del limón ) y dejamos reposar.

NOTA: Dependerá un poco de la dureza del pan, en este caso con unos dos minutos basta, ya que se trata de un pan blando que absorbe rápidamente la leche. Para panes más duros necesitaremos unos 10 minutos.

Las torrijas deben empaparse muy bien de leche pero hay que tener cuidado de que no se deshagan y mantengan su forma. Para conseguirlo, os recomiendo ir tocándolas para decidir cuando tienen el punto deseado. En ese momento, las retiramos de la leche y las dejamos escurrir un poco, deben estar impregnadas pero no gotear.

Las pasamos por huevo batido y rápidamente las echamos en una sartén en abundante aceite de oliva que ya estará bien caliente. Cuando estén doradas las sacamos y ponemos sobre papel absorbente y dejamos reposar un minuto.

Para terminar podemos hacer dos versiones; la primera tanda, podemos pasarla después de freír, como se hace tradicionalmente, por una mezcla de azúcar y canela en polvo. Y para la segunda, podemos preparar un almíbar ( 50 gr de agua y 50 gr de azúcar que se deja hervir durante dos minutos ) lo dejamos templar y bañamos las torrijas después de fritas hasta que quedan bien impregnadas.

Ya me contaréis que versión os quedáis y a disfrutar!!!

RECETA ARROZ CON LECHE #¿cómo se hace?

receta arroz con leche

Ay, arroz con leche! gracias que en este mundo existen placeres tan sencillos y satisfactorios como este rico dulce, tan reconfortantes que nos ayudan a olvidar lo mucho  y lo rápido que en esta vida, a veces se complica todo. Y es que, lo que nos hace disfrutar, lo que calma nuestro ánimo y nos hace sentir bien, es propio e intransferible, por mucho que nos intenten convencer de que deseamos, ansiamos y anhelamos los más costosos lujos, muchos de nosotros sólo necesitamos un poco de paz y un humilde, pero exquisito postre.

Ingredientes

200 gr de arroz redondo

1850 ml leche entera

240 gr azúcar

la cáscara de un limón

1 rama de canela

1 cucharadita de mantequilla

y 2 cucharaditas de anís

Ponemos a calentar la leche con la canela partida en dos y la cáscara del limón a fuego medio, cuando comience a hervir bajamos el fuego al mínimo. En otra olla ponemos el arroz y añadimos dos cucharones de leche. En este caso haremos el arroz con leche como si se tratase de un risotto, es decir, mantendremos los dos ollas en ambos fuegos al mínimo, tanto donde está el arroz como donde está  la leche.

Debemos mover con frecuencia para que no se pegue e ir añadiendo poco a poco la leche a la olla del arroz, conforme se vaya consumiendo. Tendrá el punto que deseamos aproximadamente una hora después (dependerá del fuego, es aconsejable probar el grano para ver si está en el punto deseado y dejarlo más caldoso o más seco según nuestro gusto. A mÍ me gusta un poco caldoso pero sin pasarse).

En ese momento, añadimos la mantequilla, el azúcar y el anís que le da un toque buenísimo. Removemos todo durante un minuto más, probamos si está lo suficientemente dulce, retiramos del fuego y emplatamos. Podemos servirlo, por ejemplo, en un bol individual con una ramita de canela.

Y ya está preparado, un placer al alcance de todos. A disfrutar esta rica receta arroz con leche.

FLAN DE LECHE CONDENSADA CEUTÍ #receta

 

flan de leche condensada

flan de leche condensada

flan de leche condensada

Si me preguntasen en un concurso por el origen del flan, fallaría seguro. Claramente influenciada por la publicidad de una época muy, muy anterior a mí y que ni siquiera conocí, me inclinaría a responder que procede de la China, y es que los principios de la mente son un misterio, pero los del flan no.

Los registros más antiguos que se conocen sobre este riquísimo postre, nos llevan hasta la antigua civilización romana, donde se llamaba tyropatina. La denominación actual surge en el siglo VII, del francés, y significa torta plana. Al popularizarse, empezaron a nacer nuevas versiones, dependiendo de regiones, países y gustos, como la que hoy os propongo, a mi entender una de las más ricas, la no suficientemente conocida y valorada interpretación ceutí.

Ingredientes 

100 gr almendras crudas molidas

1/2 docena de huevos

1/2 kg leche condensada

1/2 l de leche entera

100 gr azúcar

y vainilla

Separar las claras y las yemas de los huevos. Mezclar las yemas con la leche condensada, añadiendo a continuación las almendras, la vainilla y la leche entera. Mezclar bien con una batidora.

Una vez bien mezclado, agregamos las claras batidas a punto de nieve, y removemos con una espátula de plástico con mucho cuidado y movimientos envolventes de abajo arriba para que no se bajen las claras.

Ponemos el azúcar en un molde para flan y lo caramelizamos, es decir, hacemos un caramelo en el fondo de la flanera moviendo constantemente hasta que el azúcar tome un color dorado ( con cuidado de no pasarnos para que no se queme). Dejamos que se enfríe un poco y vertemos la crema de almendras, lo colocamos en un baño maría y lo introducimos en el horno precalentado a 170ª durante tres cuartos de hora ( o hasta que el cuchillo salga limpio ). Si está cuajado, lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar.

Desmoldamos y lo colocamos en un plato, decorándolo si queremos con almendras, guindas, frutas rojas, nata montada… al gusto de cada uno.

Y ya está listo nuestro flan de leche condensada para servir y saborear.

TARTA SACHER #receta muy, pero que dulce

TARTA SACHER

Para endulzarnos un poco la vida, hoy os propongo una receta dulce, deliciosa, irresistible para los amantes del chocolate: tarta sacher, su único inconveniente es que no podréis parar hasta acabar con el último pedacito, pero de vez en cuando hay que darse un capricho ¿no?

La tarta Sacher, en alemán Sachertorte, es una tarta de chocolate típica austriaca que consiste en dos planchas gruesas de bizcocho de chocolate separadas por una fina capa de mermelada de albaricoque y recubiertas con un glaseado de chocolate negro.

Para la tarta 

150 gr de chocolate negro

250 gr mantequilla ablandada

200 gr azúcar blanquilla

100 gr maicena tamizada

 y 5 huevos

Para la cobertura

70gr de agua

70gr de azúcar

140 gr chocolate negro

Engrasamos y enharinamos un molde de unos 20 cm. Derretimos el chocolate al baño maría y lo dejamos enfriar. Separamos las claras y las yemas de huevo. Batimos la mantequilla con la mitad del azúcar hasta que blanquee y se ablande e incorporamos las yemas sin dejar de batir.

Batimos las claras a punto de nieve y añadimos gradualmente el resto del azúcar. Agregamos el chocolate derretido que hemos dejado enfriar a la mezcla de las yemas y poco a poco vamos removiendo hasta que se incorporen todos los ingredientes.

Mezclamos a continuación con el merengue ( las claras ) y la maicena en tres tandas alternas, empezando por parte del merengue con movimientos envolventes con mucho cuidado.

Vertemos la mezcla en el molde y horneamos a 160ª, 40-45 min, dejamos enfriar 5 min en el molde, desmoldamos y  pasamos a una rejilla con un papel de horno debajo.

Dejamos enfriar un poco y cortamos cuidadosamente  la tarta en dos para poder rellenarla. Extendemos la mermelada de albaricoque y ponemos la parte superior de la tarta encima.

Para la cobertura de la tarta sacher, ponemos en un cazo el agua y el azúcar y dejamos hervir durante unos dos minutos hasta que consigamos un almíbar, en ese momento añadimos el chocolate y movemos enérgicamente hasta que se deshaga, bajamos el fuego al mínimo y seguimos removiendo unos segundos hasta que el aspecto de la mezcla sea brillante ( cuidado porque el chocolate se puede quemar fácilmente y dejar un sabor amargo ), retiramos del fuego y vertemos rápidamente sobre la tarta consiguiendo una capa uniforme.

Y ya sólo queda esperar un poquito para que se enfríe y a disfrutar de esta rica tarta sacher…