Archivo de la categoría: vegetariano

postres originales<>gyozas de crema de cacao, mango y plátano

postres originales

Si eres de los que adoras las gyozas, seguro que aprecias los postres originales para saciar tu apetito más dulzón, pues no te puedes perder nuestra receta de estas riquísimas empanadillas japonesas, sólo tienen un pero, son altamente adictivas, así que consumid siempre con moderación. Arriba con el GYOZA POWER!!!

Ingredientes:

  • 25 obleas para gyozas
  • 3 plátanos maduros
  • 1 mango maduro
  • 10 cucharadas de crema de cacao
  • 4 cucharadas de aceite de girasol
  • azúcar glass

Comenzamos preparando el relleno de las gyozas dulces. Para ello cortaremos los plátanos y el mango en trozos largos y finos, unos 3cmx1/2cm (de largo deben medir menos que el diámetro de la oblea de gyoza que hayamos comprado o amasado).

Una vez cortada la fruta empezamos a rellenar y cerrar las gyozas. En cada oblea ponemos media cucharadita de crema de cacao en el centro y sobre ésta dos trocitos de mango y dos de plátano (la cantidad de relleno dependerá del diámetro de la pasta). Para cerrar la empanadilla nos mojamos un dedo con agua y lo pasamos por los bordes de la oblea. En uno de los lados de la oblea hacemos pliegues y lo juntamos con el otro lado apretando bien los bordes para que no se abra al cocinarla.

Congelaremos las gyozas si vamos a tardar en consumirlas, ya que la pasta se humedece rápidamente. Si deseáis comerlas inmediatamente no es necesario que las congeléis.

Poner una sartén con el aceite de girasol a calentar y añadir la mitad de las gyozas (después repetir el proceso si queréis comerlas todas), dorarlas bien por todos los lados e incorporar un vaso de agua pequeño, tapar la sartén con la tapadera y dejar cocinar a fuego fuerte hasta que se evapore completamente el agua (aproximadamente 5 minutos). Retirar la tapadera, dorar un poco más las empanadillas y pasarlas a un plato. Dejar que enfríen 3 o 4 minutos y espolvorearlas con azúcar glass.

Ensalada de garbanzos salteados #platovegetariano

Llega el calor y cada día apetecen menos los platos de cuchara típicos del invierno. Pero existen formas ligeras  y molonas para seguir comiendo legumbres durante la temporada estival. Hoy os propongo una ensalada de garbanzos salteados coronados con canónigos, cilantro y unos toques de especias de diferentes países que le dan ese punto tan divertido. Es un plato muy sencillo, apto para principiantes, que se prepara en un santiamén y con productos fáciles de encontrar. Ahí va la receta…

ensalada de garbanzos

Ingredientes

Para el salteado de garbanzos:

  • 2 botes de garbanzos cocidos
  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de tomate triturado
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 1 cucharadita de pimentón de la Vera
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma
  • 1/2 cucharadita de Garam Masala
  • 20g de cilantro fresco ( si padeces cilantrofobia puedes sustituirlo por perejil)

Para la ensalada:

  • canónigos
  • 20g de cilantro fresco
  • 1 cebolleta fresca
  • 1/2 cucharadita de Garam Masala
  • sal y un chorrito de aceite de oliva

Picar la cebolla y los ajos y sofreír en una sartén con un poco de aceite de oliva. Cuando comience a tomar color añadir el tomate triturado y sofreír un poco más. A continuación bajar el fuego e incorporar todas las especias, remover para que se integren con la cebolla y el ajo durante medio minuto (en este paso es importante no tener el fuego muy fuerte para que las especias no se quemen ya que amargarían el resto del plato), agregar el cilantro fresco picado y dejar cocinar otro medio minuto. Por último subir de nuevo el fuego y añadir los garbanzos escurridos, saltearlos durante dos minutos e incorporar medio vaso de agua, bajar de nuevo la intensidad y dejar cocinar hasta que el agua se evapore.

Mientras cocinamos los garbanzos podemos preparar la ensalada que serviremos sobre ellos. Mezclaremos unos canónigos con una cebolleta cortada en juliana fina, el cilantro picado, sal, un chorrito de aceite de oliva y media cucharadita de Garam Masala.

A la hora de emplatar serviremos los garbanzos salteados calientes o templados y sobre ellos la ensalada fresca. Con estas cantidades obtendremos ensalada de garbanzos para cuatro comensales.

ENSALADA TABULE con verduras, limón y menta #fresh

ensalada tabule 2 ensalada tabule 3ensalada tabule

Igual que en un buen fondo de armario nunca deben faltar algunos básicos, en nuestro recetario de cabecera siempre es bueno contar con platos rápidos, económicos y en este caso muy frescos, ideales para cuando no se cuenta con mucho tiempo, pero se necesita tomar algo rico, diferente que nos deje un buen sabor, sencillo pero convincente.

Ingredientes

300 gr de cuscús
1/4 de pimiento verde
1/4 de pimiento rojo
1/4 de calabacín
1/2 cebolleta
2 tomates pelados
3 cucharadas de perejil fresca
2 cucharadas de menta fresca
4 cucharadas de aceite de oliva
el zumo de un limón
pimienta negra recién molida
y sal

Para cocinar esta ensalada tabule, en primer lugar debemos cocinar el cuscús, también podemos utilizar en su lugar bulgur. Lo coceremos según las indicaciones del fabricante, suele estar listo en unos tres minutos. Una vez preparado tapamos el cuscús y lo metemos en la nevera para que enfríe mientras preparamos las verduras.

Lavar y cortar en trocitos finos los pimientos, la cebolla fresca y el calabacín. Pelar los tomates y trocearlos de igual modo.
Picar por último el perejil y la menta y reservar.

Para montar la ensalada tabule disponer el cuscús frío en una ensaladera y añadir las verduras. Mezclar bien y rociar con el zumo de limón y el aceite de oliva. Agregar sal y pimienta y por último incorporar las hierbas frescas.

Remover bien el conjunto, probar y añadir más aderezo según vuestro gusto. El sabor principal que debe destacar en esta ensalada es el de las hierbas aromáticas y el sabor cítrico que le aporta el limón.

galette de queso feta, calabacín y tomates secos #fantastique

masa quebradamasa quebrada 2

Las galettes son una especialidad gastronómica típica de la región francesa de Bretaña, una especie de crépes que se suelen rellenar de ingredientes salados, ideales para una merienda o cena informal con amigos.

Ingredientes

Para la masa quebrada:

200g de harina tamizada
100g de mantequilla
1 huevo
1 cucharadita de sal

Para hacer la masa quebrada tamizar la harina en un bol y mezclarla con la sal. Después añadir la mantequilla a temperatura ambiente cortada en cubitos e ir incorporándola a la harina con los dedos, así conseguiremos una textura similar al pan rallado. En ese punto formamos un hueco en el centro y vertemos un huevo ligeramente batido. Ir añadiendo todos los ingredientes con ayuda de una lengua de silicona y cuando la masa empiece a formarse, terminamos de amasar con las manos, formamos una bola, la tapamos con papel film y metemos en la nevera durante 30 minutos.

NOTA: esta masa no hay que trabajarla mucho, ya que puede quedar dura. En algunos casos, dependiendo de la harina será necesario añadir alguna cucharadita de agua a nuestra masa quebrada para que quede perfecta.

Pasado ese tiempo, sacar la masa quebrada y ponerla entre dos papeles de horno e ir extendiéndola con el rodillo (también podéis extenderla directamente en una mesa) dándole una forma circular. El círculo de masa debe ser unos 5cm más grande que el molde que vayamos a usar (es recomendable que el molde también esté frío) para hacer luego el borde característico de la galette. Una vez extendida la pasaremos al molde untado con un poco de mantequilla y la ajustaremos a las paredes de éste con cuidado de no tensar la masa.

Para el relleno

100g de queso feta
1 cebolla mediana
4 cucharadas de azúcar
1 calabacín
1 tomate
5 tomates cherry
3 tomates secos en aceite
orégano
sal

En primer lugar prepararemos un poco de cebolla caramelizada para la base de la galette. Cortar la cebolla en aros de unos 3mm y echarlos en una olla pequeña con un chorrito de aceite de oliva. Cocinar a fuego bajo hasta que la cebolla esté pochada y blanda, prestando atención a remover cada poco tiempo para que no se pegue, estará lista pasados unos 20 min, en ese momento incorporar el azúcar, remover y dejar cocinar durante unos 5-10 min más. Retirar del fuego y dejar enfriar.

Para rellenar la galette disponemos la cebolla caramelizada encima de la masa que ya tenemos preparada en el molde, añadidos también el queso feta desmigado (guardar un poco para poner por encima). A continuación, una capa de láminas finas de calabacín que lo cubran todo, unas rodajas de tomate, los tomates cherry y los secos a mitades. Para terminar añadir un poco de sal, orégano y un chorrito de aceite de oliva. Por último sellamos doblando los bordes sobrantes hacia dentro cubriendo un poco el relleno.

Meter en el horno a 180º durante una media hora o hasta que veáis que la masa ha tomado un color dorado y las verduras están cocinadas.

masa quebrada 3

Bon appétit!!!

patatas gajo especiadas #fanfanfan #muyfan

patatas-gajo-especiadas-3

Lo habitual en esta vida es que aquello que nos proporciona una gran satisfacción también requiera un esfuerzo proporcional, pues bien, en esta ocasión os traigo una excepción, estas patatas gajo son lo más fácil y lo más bueno que he probado hace tiempo, y es que ¿a quién no le gustan unas crujientes patatas, sabrosas y que sólo hay que lavar, cortar y meter al horno???

Ingredientes 

2 patatas medianas

6 cucharadas de aceite de oliva

1/2 cucharadita de curry

1/2 cucharadita de tomillo

1/2 cucharadita de romero

1 cucharadita de pimentón de la Vera

1/4 cucharadita de comino molido

sal

y pimienta negra recién molida

Lavamos muy bien las patatas, pues las vamos a cocinar y comer con la piel. Después las cortamos en gajos y las ponemos en un bol donde añadiremos todas las especias, el aceite, sal y pimienta. Removemos todo bien para que se integren los ingredientes y se impregnen bien las patatas. Una vez preparadas las disponemos sobre una bandeja con un papel de hornear para que no se peguen y las metemos al horno precalentado a 200º durante unos 25-30 min (dependerá del horno y el grosor de las patatas) hasta que están blandas por dentro y crujientes y doradas por fuera.patatas gajo

Las sacamos del horno, espolvoreamos con un pelín más de pimentón y ya están listas para comer nuestras patatas gajo.

CREMA DE CALABAZA #disfruta #autumnishere

crema de calabaza

Se aproxima el invierno, el frío está por llegar, días cortos y lluviosos en los que acurrucarse bajo mantas, disfrutar de estar en casa sin prisas ni planes, días grises en los  apetecen platos de cuchara, de los de toda la vida, recetas sencillas pero reconfortantes, así que aquí os dejo una que sienta de maravilla, 100% confortable!!!

Ingredientes

600 g de calabaza limpia de piel y pepitas

1 cebolla

1 patata grande pelada

1 litro de caldo de verduras

1 cucharada de queso parmesano rallado

2 cucharadas de aceite de oliva

nuez moscada

pimienta

y sal

En primer lugar cortamos la calabaza, la patata y la cebolla en trozos medianos de unos 2 cm por 2. Mientras cortamos las verduras ponemos a calentar el caldo de verduras y lo mantenemos en el fuego hasta que lo usemos.

Ponemos una olla o cazuela al fuego con las dos cucharadas de aceite de oliva. A continuación incorporamos la cebolla y sofreímos durante unos 3 minutos y añadimos la calabaza, la patata y un poco de sal y dejamos también sofreír 5 minutos más, removiendo para que no se pegue. Pasado este tiempo incorporamos el caldo de verduras, más o menos hasta que cubra los ingredientes y lo dejamos cocinar a fuego medio durante 20 minutos o cuando las patatas y la calabaza estén blandas al pincharlas.

Retiramos del fuego la olla y aún en caliente lo trituraremos para obtener la crema de calabaza. Yo lo que recomiendo es pasar a otro recipiente las patatas, cebolla y calabaza y comenzar a triturar con una batidora incorporando el caldo hasta que queda a nuestro gusto, más sólido o más líquido…

Una vez conseguido el punto de la crema de calabaza, añadiremos un poco de pimienta negra recién molida, la cucharada de partisano, una pizca de nuez moscada molida y rectificaremos el punto de sal si fuera necesario.

Al servir los platos siempre podemos culminarlos con un chorrito de aceite de oliva, unos picatostes o unos chips de calabaza… y ya tenemos una fantástica crema de calabaza, natural y saludable, sin aditivos innecesarios.

A disfrutar #autumnishere!!!

 

GAZPACHO DE SANDÍA #deliciosoysaludable

gazpacho de sandía

El gazpacho de sandía es una bebida ideal para el verano, refresca, hidrata y es muy, muy rica en licopeno, y vosotros os preguntaréis ¿qué será eso? pues es una sustancia química de la familia de los β-carotenos, responsable del color rojo de frutas y verduras, se encuentra por ejemplo en grandes cantidades en los tomates y la sandía de nuestra receta de hoy, un rico gazpacho fresquito, y es un potente antioxidante, que nos ayuda a prevenir el tan indeseado envejecimiento, cataratas, enfermedades cardiacas y diversos tipos de tumores. Toda una fuente de salud a nuestro alcance, así que ya sabéis…a cuidarse!

Ingredientes

1 kg de tomates rojos maduros

600 gr de sandía

1/2 pimiento verde

1/2  cebolla mediana

70 gr pan

50 ml  de aceite de oliva

dos dientes de ajo

vinagre de manzana al gusto

y sal

En primer lugar, lavamos y troceamos los tomates y el pimiento, después los introducimos en el vaso de la batidora. A continuación, añadimos la sandía también troceada  sin pepitas, la cebolla pelada, los dos dientes de ajo, el pan previamente mojado en agua, el aceite y medio vaso de agua. Trituramos todo hasta que quede muy fino y entonces añadimos la sal y el vinagre a nuestro gusto. Cuando esté listo lo pasamos por un colador fino para que quede más líquido, pero también podemos saltarnos este paso si preferimos un gazpacho más denso.

Una vez listo nuestro gazpacho de sandía lo metemos en el frigorífico para tomarlo bien frío, si no disponemos del tiempo necesario podemos enfriarlo con cubitos de hielo.

Si queremos preparar este gazpacho como un aperitivo diferente para un evento especial podemos servirlo en vasitos individuales del tipo chupito con una mini-brocheta en su interior formada por dos bolas pequeñas de sandía que podemos extraer del corazón de la sandía con un sacabolas.