Archivo de la categoría: vegetariano

GAZPACHO DE SANDÍA #deliciosoysaludable

gazpacho de sandía

El gazpacho de sandía es una bebida ideal para el verano, refresca, hidrata y es muy, muy rica en licopeno, y vosotros os preguntaréis ¿qué será eso? pues es una sustancia química de la familia de los β-carotenos, responsable del color rojo de frutas y verduras, se encuentra por ejemplo en grandes cantidades en los tomates y la sandía de nuestra receta de hoy, un rico gazpacho fresquito, y es un potente antioxidante, que nos ayuda a prevenir el tan indeseado envejecimiento, cataratas, enfermedades cardiacas y diversos tipos de tumores. Toda una fuente de salud a nuestro alcance, así que ya sabéis…a cuidarse!

Ingredientes

1 kg de tomates rojos maduros

600 gr de sandía

1/2 pimiento verde

1/2  cebolla mediana

70 gr pan

50 ml  de aceite de oliva

dos dientes de ajo

vinagre de manzana al gusto

y sal

En primer lugar, lavamos y troceamos los tomates y el pimiento, después los introducimos en el vaso de la batidora. A continuación, añadimos la sandía también troceada  sin pepitas, la cebolla pelada, los dos dientes de ajo, el pan previamente mojado en agua, el aceite y medio vaso de agua. Trituramos todo hasta que quede muy fino y entonces añadimos la sal y el vinagre a nuestro gusto. Cuando esté listo lo pasamos por un colador fino para que quede más líquido, pero también podemos saltarnos este paso si preferimos un gazpacho más denso.

Una vez listo nuestro gazpacho de sandía lo metemos en el frigorífico para tomarlo bien frío, si no disponemos del tiempo necesario podemos enfriarlo con cubitos de hielo.

Si queremos preparar este gazpacho como un aperitivo diferente para un evento especial podemos servirlo en vasitos individuales del tipo chupito con una mini-brocheta en su interior formada por dos bolas pequeñas de sandía que podemos extraer del corazón de la sandía con un sacabolas.

ensalada de espinacas baby, dátiles y pan pita #ILOVEit

ensalada de espinacas

Desde que hace unas semanas esta ensalada y yo cruzáramos nuestros caminos, la he hecho una y otra vez, reconozco que estoy un poco enganchada, pero es que es tan diferente a todas las ensaladas que había conocido hasta ahora, tan fresca, tan sencilla y sabrosa…no sé si será algo duradero o un pasajero flirteo veraniego, pero por ahora muero de amor por esta ensalada de espinacas.

Ingredientes

100 gr de hojas de espinacas baby

2 cucharadas de vinagre de vino blanco

1/2 cebolla roja

6-7 dátiles deshuesados

una cucharada de mantequilla sin sal

1 pan pita

50 gr de almendras con piel y sin sal

zumo de medio limón

aceite de oliva

y sal

En primer lugar, cortamos la cebolla en rodajas finas y los dátiles a lo largo en cuatro o cinco trozos, los juntamos en un bol y añadimos el vinagre, un poquito de sal, mezclamos bien con las manos y dejamos marinar unos diez minutos.

Mientras, en una sartén mediana ponemos la mantequilla y una cucharada de aceite, añadimos el pan pita, que previamente habremos cortado con la mano en trozos de unos 5 centímetros aproximadamente. Sofreímos el pan durante unos minutos a fuego medio sin dejar de mover y cuando el pan comience a estar dorado, añadimos las almendras picadas en mortero, y seguimos removiendo, para evitar que se nos quemen. Cuando el pan pita esté crujiente y bien dorado retiramos del fuego y dejamos enfriar.

En un plato, ensaladera o fuente colocamos las espinacas baby y les añadimos los dátiles y la cebolla, un poco de aceite y sal, removemos y probamos por si hay que rectificar el aliño, por último incorporamos el pan pita y las almendras, vertemos el zumo del limón y servimos enseguida.

Y ya está lista nuestra ensalada de espinacas, ya me contaréis si también os conquista a vosotros.

receta falafel #pruebauniversodesabores

receta falafel

Me gusta viajar porque me abre la mente, me hace ver un mundo grande, diferente, diverso, variado y cuanto más va creciendo ese mundo en mi cabeza, mis problemas, frustraciones o desengaños van haciéndose más y más pequeñitos, es decir, viajar me da perspectiva, pero claro uno no puede estar todo el día de aquí para allá, pero sí es posible que lo cotidiano pase a ser un poco más interesante, por ejemplo, probando platos diferentes, de culturas lejanas, así quizás consigamos que la rutina no atrofie del todo nuestra imaginación y tengamos presente que ahí fuera hay un universo inmenso lleno de sabores y experiencias por vivir.

receta falafel

250 de garbanzos secos

1 diente y medio de ajo

media cebolleta fresca

1 cucharada de perejil picado

2 cucharadas de cilantro picado

1/2 cucharadita de pimienta negra molida

1/2 cucharadita de comino molido

1/2 cucharadita de levadura

1/4 cucharadita de cardamomo molido

1 cucharada y media de harina

1 cucharadita de sal

3 cucharadas de agua

semillas de sésamo

y aceite de girasol

Poner a remojo los garbanzos durante una noche, al día siguiente pasar los garbanzos por tandas por una picadora hasta que nos queden muy picados pero sin que se forme una pasta.

Cortar la cebolla, el perejil y el cilantro muy finos y añadir a los garbanzos. Por otro lado picar los dientes de ajo y pasarlos a un mortero, añadir las especias (comino, pimienta y cardamomo), el agua y majar todo. Cuando tengamos el ajo machacado añadir la mezcla a los garbanzos. Remover todo bien e incorporar la sal, la levadura y la harina. Tapar y dejar reposar una hora.

Formar bolitas pequeñas con las manos y aplastarlas un poco como si formásemos mini hamburguesas, espolvorearlas con semillas de sésamo y freír en abundante aceite de girasol unos tres minutos. Dejar escurrir en papel de cocina y servir bien calientes. Los podemos acompañar con pan pita y una salsa de yogur y tahina.

y hasta aquí nuestra receta falafel para abrir la mente…

CRUJIENTE DE PASTA FILO, PIPAS Y SÉSAMO

pasta filo

Casi siempre en esta vida, nos complicamos demasiado creyendo que lo más elaborado, lo más enrevesado sin duda es la mejor opción, mejor que algo sencillo que nos ha costado poco esfuerzo y menos tiempo, es uno de tantos prejuicios que hemos de combatir, porque una idea clara, asequible y elemental puede ser un acierto seguro. Y hablando de aciertos, si necesitas un entrante fiable que nunca decepciona, elegante y que a todos gusta para esas reuniones informales, o bien como piscolabis para recibir a tus invitados, guarda esta receta que se convertirá en un fiel aliado.

Ingredientes

pasta filo

pipas de calabaza

pipas de girasol

sésamo

y un huevo

En primer lugar, cortamos en tres el ancho de las láminas de pasta filo de manera que sean lo más parecidas posibles, las juntamos todas y las volvemos a cortar por la mitad, de modo que nos quedan pequeñas láminas rectangulares.

Ponemos el horno a precalentar a 200º unos minutos mientras preparamos nuestros crujientes de pasta filo, y cogemos cada una de las láminas y las doblamos, quedando una especie de cuadrado que vamos colocando sobre una lámina de silicona o un papel vegetal en la bandeja del horno.

NOTA: El tamaño y la forma de nuestro crujientes es una sugerencia, sólo hay que cortar y doblar otras dimensiones para conseguir que sean más alargados o más pequeños, lo que cada uno prefiera.

Batimos un huevo, y con la ayuda de una brocha de cocina lo extendemos sobre las láminas cortadas de pasta filo y rápidamente colocamos las pipas de calabaza, las pipas de girasol y el sésamo.

Metemos en el horno ya precalentado y sólo debemos esperar unos minutos, al escuchar el sonido de las pipas crujiendo sabremos que ya están casi listas, en cuanto estén doradas sacamos y las podemos tomar calientes o bien frías, ya que aguantan muy bien sin perder el sabor ni la textura, unas horas.

Y sólo queda servirlo y acompañarlo con lo que más os apetezca; quesos, frutas, embutidos…y a disfrutar!!

LOS 5 SUPERALIMENTOS PARA LA PRIMAVERA

superalimentos de la primavera

La primavera ya está aquí de nuevo para invitarnos a salir de nuestras madrigueras, pero el tránsito a esta nueva estación, a veces se hace duro y no conseguimos sentirnos fuertes y animosos del todo. No te preocupes, es normal sufrir un poquito de la  archiconocida astenia primaveral, pero si te alimentas bien, seguro que la superas.

Para ello podemos aprovechar los productos de temporada, la primavera trae muchos y muy buenos, ricos en vitaminas, minerales, algunos incluso depurativos y antioxidantes, cosa que a muchos nos vendrá de lujo para afrontar lo que queda de año con aires renovados.

REMOLACHA – es un estupendo mineralizante para el organismo, rico en vitamina C, la abundancia en flavonoides le confiere prropiedades anticancerígenas y además es perfecta para dietas depurativas y para mantenerse joven forever.

GUISANTES – es un potente cardioprotector, ya que ayuda a prevenir enfermedades como el infarto de miocardio, además son ricos en vitamina C, calcio y magnesio, lo que nos ayudará seguro a ponernos fuertes como una roca.

CALABAZA – son muy bajas en calorías, ideales por tanto para la operación biquini, pero tienen muchas vitaminas, ácido fólico y minerales, con lo que estaremos desgados pero bien alimentados. Además es diurética, muy digestiva y su consumo previene enfermedades oculares tipo cataratas.

ESPÁRRAGOS – es fácil encontrar espárragos durante todo el año, pero son verduras de la primavera, con lo que éste es su mejor momento. Son altamente digestivos, diuréticos y muy ricos en  potasio, ácido fólico, betacarotenos y vitamina C y K.

ALCACHOFASy por último mi favorita, la alcachofa es un extraordinario hepatoprotector, por lo que es aconsejable para la recuperación de enfermedades del hígado, ayuda a disminuir el colesterol y es ideal para adelgazar, ya que son bajas en calorías y ricas en fibras.

MENESTRA DE VERDURAS #cuidarse sabe delicioso

MENESTRA DE VERDURAS

¿Sabéis que la menestra de verduras es considerada un verdadero manjar en algunas zonas de España? Yo no sé si será por la influencia de vivir en Navarra o por el frío que ha hecho esta semana, pero este sábado, tras ver la cantidad de verduras de temporada que ofrecían los mercados locales no me pude resistir a preparar una receta un tanto laboriosa que llevaba tiempo rondándome en la cabeza. No quería hacer una menestra de verduras rápida como hemos hecho todos alguna vez, sino una de esas delicatessen que se ofrecen en algunos muy reputados restaurantes de esta zona, delicada, con colores brillantes y manteniendo todo el sabor de las excelentes verduras con las que podemos contar en estas fechas.

Os recomiendo probar, podéis incluir o cambiar verduras a vuestro antojo, lo importante es hacerlo con mimo y cuidado y os aseguro que el resultado será muy gratificante. Es una de esas recetas que a pesar de retenerte unas horitas en la cocina merecen la pena, y mucho.

Ingredientes

medio kilo de guisantes

 1 mata de borraja

1 cardo pequeño

media docena de alcachofas

 2 zanahorias grandes

 ¼ kilo de judías verdes

 media coliflor

100 gr de jamón en tacos

dos dientes de ajo

dos cucharadas de harina

aceite de oliva

 y cubitos de hielo

En primer lugar, debemos limpiar bien los cardos y la borraja, despojándolos de piel y hebras. Es un poco tedioso pero muy importante para obtener un buen resultado. Luego cortaremos los cardos en trozos de unos 4 cm y la borraja en bastones de unos 6 cm.

Prepararemos también el resto de las verduras; deshojamos las partes más verdes y duras de las alcachofas, quedándonos los corazones y parte del rabo y las cortamos en dos mitades, pelamos las zanahorias y las troceamos en forma de bastones finos de unos 6 cm de largo, desenvainamos los guisantes, limpiamos y cortamos las judías y separamos la coliflor en ramitas.

Una vez preparadas todas las verduras comenzaremos a cocerlas. Para cocinar una menestra de verduras tradicional hay que cocer cada una por separado y para mantener el sabor y el color, es muy importante no pasarnos del tiempo de cocción de cada unas de ellas. Es complicado decir con exactitud los minutos de cocción de cada verdura, ya que dependerá del fuego, la olla, la cantidad de verdura y el grosor o forma que les hayamos dado. Aquí os dejo unos valores aproximados pero os aconsejo que vayáis comprobando vosotros mismos pinchando con un tenedor hasta que estén en su punto, y dejad a vuestro gusto, yo las prefiero al dente.

* Borraja: 15-20 minutos
* Alcachofas: 20-25 minutos
* Zanahorias: 10-15 minutos
* Judías: 15-20 minutos
* Coliflor: 10 minutos
* Guisantes: 15-20 minutos
* Cardos: 20 minutos (en olla express, los echamos con el agua hirviendo y tapamos, al dos, contamos 20 minutos desde que empieza a salir vapor)

*NOTA : Ir cociéndolas en agua con sal, añadiendo siempre las verduras cuando el agua hierva (cuidado con la sal porque también tiene una influencia negativa en la cocción) y taparlas mientras se cocinan para no exponerlas al aire y así mantener mejor los colores.

Lo importante de esta menestra de verduras es acertar con los tiempos, cuando creamos que cada verdura está lista, la retiramos del agua, escurrimos un poco y rápidamente la pasamos a un bol de agua con cubitos de hielo, así cortaremos la cocción y conseguiremos colores más intensos. Volvemos a escurrir y reservamos. Debemos ir guardando un poco de caldo de la cocción de algunas verduras ya que lo necesitaremos al final de la receta.

Una vez cocidas todas las verduras, freímos un poco los taquitos de jamón en una cazuela de barro con tres cucharadas de aceite, los retiramos y reservamos , añadimos ahora los dos dientes de ajo muy picados y cuando coja color, añadimos las dos cucharadas de harina, removemos un poco más e incorporamos unos cucharones del caldo de cocción que habíamos reservado, removemos todo hasta que se forme una salsa homogénea, entonces incorporamos las verduras y con cuidado, removemos y mantenemos en el fuego hasta que estén calientes de nuevo y rectificamos de sal si es necesario.

Cuando esté lista la menestra de verduras incorporamos el jamón reservado y a comer.

SIGUE UNA DIETA SANA CON EL FLEXITARIANISMO

dieta sana 2

Esteinerianos, granivorianos, ovolácteos-vegetarianos, macrobióticos, crudívoros, frugívoros, eubióticos, pescetarianos … aunque parezca que estamos enumerando los pueblos interestelares de una película de ciencia-ficción, en realidad son las nuevas tendencias en dietas que muchos siguen y adoptan como verdaderas formas de vida. En particular, me han llamado la atención los flexitarianos , muy parecidos a los vegetarianos aunque se permiten ciertas licencias seguro no muy bien vistas por sus compañeros más estrictos.

La palabra flexitariano (del inglés flexitarian) apareció ya por la década de los noventa pero es ahora cuando se ha convertido en tendencia y se refiere a todas aquellas personas que basan su alimentación en una dieta vegetariana, pero que por diversas razones, consumen algunos productos de origen animal de manera ocasional, remarcando la palabra ocasional, ya que lo que define a un flexitariano, no es lo que come, sino la frecuencia con la que lo hace.

Las motivaciones que nos pueden llevar a adoptar este tipo de alimentación suelen estar guiadas por la búsqueda de una dieta sana, natural y sostenible ya que el flexitarianismo nos permite disfrutar de todos los alimentos, eso sí, con moderación, y así llevar una vida social sin estrictas obligaciones .

Sus fieles defienden que ser flexitariano es mucho más sano que ser omnívoro, al ingerir más fibra y menos grasas saturadas reducimos el  riesgo cardiovascular, la presión arterial y el colesterol, incluso el riesgo de algunos tumores…, y con los aportes ocasionales de proteína animal complementamos la dieta vegetariana, evitando algunas carencias comunes, como la de vitaminas del grupo B, omega 3 o proteínas.

No sólo la búsqueda de una dieta sana mueve al flexitarianismo, también la sostenibilidad es su otro principio fundamental, mantienen que es una opción sensata para aquellos con inquietudes medioambientales, ya que el coste ecológico de la pesca o de la producción cárnica es mucho más elevado que el del cultivo de vegetales.

dieta sana

Podríamos tomar esta tendencia como el primer paso para concienciarnos y me incluyo, en las innumerables bondades que puede llegar a tener una dieta sana basada fundamentalmente en verduras, frutas y legumbres, incluso muchos de nosotros en alguna ocasión de nuestra vida que hayamos querido cuidarnos o adelgazar, hemos sido flexitarianos sin saberlo. Yo por mi parte prometo escoger más recetas vegetarianas y así ir descubriendo poco a poco, que este tipo de cocina además de ser muy rica y variada, nos permite cuidarnos y cuidar lo que nos rodea, sin prohibiciones ni rígidas imposiciones que limiten nuestra vida. Una opción a tener muy en cuenta ¿verdad?.