ESPAGUETI CARBONARA #receta

espagueti carbonara

Cuando pienso en un plato sencillo, rápido y apreciado por todos, o casi todos, me viene a la cabeza la palabra pasta, y es que es socorrida, barata,  y acepta mil combinaciones. Añadiéndole cualquier ingrediente que tengamos a mano o medio olvidado en el frigorífico o la despensa, podemos marcarnos un platazo de espagueti. ¡No se le puede pedir más!

Hoy vamos a preparar espagueti carbonara; un plato originario de Roma, su denominación deriva de la palabra italiana carbone, que significa carbón ( quizá porque era típico de los carboneros de la zona de los Apeninos ), y aunque a algunos os pueda resultar increíble, la auténtica carbonara no se parece en nada a la que se prepara en España, no lleva nata, ni cebolla ni muchos de los ingredientes con la que solemos probarla. En realidad, la receta original sólo incluye: panceta, queso parmesano y huevo.

La  versión de espagueti carbonara que os propongo, se basa en la original italiana con algunos toques a la española. Espero que os guste.

Para 4 personas

1 cebolleta grande

3 dientes de ajo

350 gr de espagueti

12 lonchas de bacon o panceta

7 yemas de huevo

queso parmesano

pimienta

aceite

y sal

Primero picamos la  cebolleta y el ajo muy finos, cortamos el bacon en trozos de unos 2 cm cada uno y separamos las claras de los huevos, de las yemas. Para esta receta sólo utilizaremos las yemas.

Ponemos agua a hervir, cuando ésta comience a burbujear, añadimos sal y un chorrito de aceite. Incorporamos los espagueti y los dejamos cocer durante 7-8 minutos removiéndolos de vez en cuando ( es importante que la pasta quede al dente ).

Mientras la pasta se está cociendo ponemos en  una sartén, unas 4 cucharadas de aceite a calentar, e incorporamos la cebolleta y el ajo, lo sofreímos lentamente y cuando esté transparente añadimos el bacon, dejándolo cocinar durante uno o dos minutos más.

Cuando esté listo, incorporamos la pasta que ya habremos escurrido, la pimienta negra recién molida y rectificamos de sal, mezclamos todo bien en la sartén y dejamos otro minuto para que los espaguetis vuelvan a coger calor y apagamos el fuego.

Se debe preparar justo en el momento en el que se va a comer. La clave está en las yemas de huevo, han de quedar cremosas, por lo que debemos evitar que se cuajen. Para ello, las añadiremos cuando la pasta no esté demasiado caliente. Lo ideal es dejarla unos dos minutos en la sartén, reposando, y cuando veamos que ha bajado un poco la temperatura, añadimos las yemas con un poco de sal, removemos todo muy bien para que el huevo impregne toda la pasta y pasamos rápido a los platos.

Una vez emplatados nuestro espagueti carbonara, sólo queda rallar por encima un buen parmesano, o en su defecto otro queso que tengamos por casa.

Buen provecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *