FLAN DE LECHE CONDENSADA CEUTÍ #receta

 

flan de leche condensada

flan de leche condensada

flan de leche condensada

Si me preguntasen en un concurso por el origen del flan, fallaría seguro. Claramente influenciada por la publicidad de una época muy, muy anterior a mí y que ni siquiera conocí, me inclinaría a responder que procede de la China, y es que los principios de la mente son un misterio, pero los del flan no.

Los registros más antiguos que se conocen sobre este riquísimo postre, nos llevan hasta la antigua civilización romana, donde se llamaba tyropatina. La denominación actual surge en el siglo VII, del francés, y significa torta plana. Al popularizarse, empezaron a nacer nuevas versiones, dependiendo de regiones, países y gustos, como la que hoy os propongo, a mi entender una de las más ricas, la no suficientemente conocida y valorada interpretación ceutí.

Ingredientes 

100 gr almendras crudas molidas

1/2 docena de huevos

1/2 kg leche condensada

1/2 l de leche entera

100 gr azúcar

y vainilla

Separar las claras y las yemas de los huevos. Mezclar las yemas con la leche condensada, añadiendo a continuación las almendras, la vainilla y la leche entera. Mezclar bien con una batidora.

Una vez bien mezclado, agregamos las claras batidas a punto de nieve, y removemos con una espátula de plástico con mucho cuidado y movimientos envolventes de abajo arriba para que no se bajen las claras.

Ponemos el azúcar en un molde para flan y lo caramelizamos, es decir, hacemos un caramelo en el fondo de la flanera moviendo constantemente hasta que el azúcar tome un color dorado ( con cuidado de no pasarnos para que no se queme). Dejamos que se enfríe un poco y vertemos la crema de almendras, lo colocamos en un baño maría y lo introducimos en el horno precalentado a 170ª durante tres cuartos de hora ( o hasta que el cuchillo salga limpio ). Si está cuajado, lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar.

Desmoldamos y lo colocamos en un plato, decorándolo si queremos con almendras, guindas, frutas rojas, nata montada… al gusto de cada uno.

Y ya está listo nuestro flan de leche condensada para servir y saborear.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *