Archivo de la etiqueta: cocina tradicional

Ensaladilla con carpaccio de gambas: un entrante delicioso

¿Cansado de los platos de siempre? ¿sin ideas para sorprender a tus invitados? Esta sencilla ensaladilla con carpaccio de gambas dejará a todos con la boca abierta manteniendo los sabores de siempre. Un entrante sofisticado y delicado para salir de la rutina.

ensaladilla con carpaccio de gambasIngredientes para cuatro platos:

  • 4 patatas medianas
  • 3 huevos
  • 5 pepinillos en
  • mayonesa casera
  • 24 gambas frescas sin cabeza
  • aceite de oliva
  • sal
  • escamas de sal maldon
  • microbrotes para decorar

Poner una olla con abundante agua con sal a hervir, mientras tanto pelar las patatas y cortarlas en dos mitades (también las podéis cocer enteras y con piel si previamente las hemos lavado bien). Cuando el agua comience a hervir, echar las patatas y cocerlas hasta que estén tiernas y se puedan pinchar con un cuchillo con facilidad. Al mismo tiempo que cuecen las patatas ponemos un cazo con los huevos cubiertos de agua y lo llevamos al fuego, dejar cocer unos diez minutos desde que el agua comience a hervir.

Una vez cocidas las patatas de la ensaladilla las sacaremos del agua y las pelaremos si las hemos cocido con piel y a continuación las chafaremos toscamente con un tenedor sin que se forme un puré muy pasado sino que quede algún trocito más entero. Después las taparemos con un film y las dejaremos enfriar en la nevera. También pelaremos los huevos cocidos y los dejaremos enfriar del mismo modo.

Mientras se enfrían estos ingredientes podemos preparar el carpaccio de gambas. Para ello pelaremos y retiraremos los intestinos de las gambas. Una vez limpias pondremos sobre una tabla una capa de film transparente, en el centro ponemos 6 gambas juntas formando un círculo y las tapamos con otra capa de film. A continuación tenemos que golpear las gambas con una espalmadera hasta que quede una capa fina con forma circular (una vez golpeadas podemos dale forma al carpaccio sin retirar el film con un molde de forma circular). Repetiremos el proceso cuatro veces y una vez preparados los cuatro carpaccio de gambas los metemos en el congelador con cuidado de que no se doblen y mantengan la forma. Aproximadamente al cabo de una hora estarán congelados.

Para terminar la ensaladilla sacar las patatas y los huevos del frigorífico, rallar los huevos o picarlos muy finos e incorporarlos a las patatas, picar también los pepinillos en trozos muy pequeños y añadirlos a la mezcla. Aderezar la mezcla con unas cucharadas de mayonesa casera hasta que quede jugosa a nuestro gusto. Rectificar la sal si fuera necesario.

Colocar un molde circular que sea un poco más pequeño que el círculo que hayamos formado con el carpaccio y poner dentro unas cucharadas de ensaladilla, aplanar y retirar el molde. Sacar un carpaccio de gambas del congelador, retirar con cuidado el film y colocar la capa fina de gambas sobre la ensaladilla. Repetir la operación para el resto de platos.

Las gambas tardarán unos veinte minutos en descongelarse, cuando estén listas verter unas gotitas de aceite de oliva y unas escamas de sal sobre las gambas. Por último decorar con unas hojitas de microbrotes, si no disponemos de ellos también queda muy bien con un poco de cebollino muy picado.

requesón para combatir la rutina #automnishere

requesón

La vuelta a la rutina puede ser un poco dura, o mucho, pero siempre podemos contrarrestar la modorra otoñal de esas tardes largas, sin planes, haciendo aquello que más nos guste, en mi caso hojear libros de cocina, como el siempre maravilloso Jerusalem, y encontrar y probar recetas lejanas, deliciosas, únicas…

Ingredientes

500 gr de requesón

250 gr de queso de cabra tierno

140 gr de mantequilla sin sal

14 hojas de pasta filo

pistachos sin sal picados

90 ml de agua

280 gr de azúcar glas

3 cucharadas de zumo de limón

Para empezar con este postre debemos derretir la mantequilla. Untamos con un poco de ésta una bandeja de horno, que sea un poco más pequeña que las láminas de pasta filo. Colocamos sobre la bandeja una hoja de pasta filo y con la ayuda de una brocha volvemos a untar mantequilla encima. Repetiremos este proceso hasta que tengamos 7 capas.

En un bol mezclamos bien el requesón y el queso de cabra, con la ayuda de un tenedor y vertemos esta mezcla sobre la última capa de pasta filo con cuidado de dejar libres los bordes, unos 2 o 3 cm por cada lado. Untamos el queso con un poco más de mantequilla y cubrimos con las 7 hojas restantes repitiendo el mismo proceso, pintando cada una con mantequilla antes de poner la siguiente. Por último doblaremos los bordes sobrantes hacia abajo de modo que el queso quede bien sellado dentro de la pasta. Untamos de nuevo todo con mantequilla y realizamos cortes en forma de cuadrados de unos 5 por 5 cm con un cuchillo afilado sobre las capas superiores llegando al queso. Metemos la bandeja al horno precalentado a 200º unos 25-30 min, hasta que quede bien dorado y crujiente.

Mientras prepararemos el almíbar con el que luego mojaremos el mutabbaq. Ponemos a hervir el agua en un cazo con el azúcar, cuando empiece a hervir añadir el zumo de limón, bajar el fuego, dejar 2 o 3 min más y reservar.

Una vez saquemos el mutabbaq del horno, debemos bañarlo de nuevo con la ayuda de una brocha con el almíbar, teniendo cuidado en que todo quede bien impregnado. Dejamos reposar 10 min y espolvoreamos con los pistachos picados.

Si deseamos hacerlo más pequeño bastará con usar una bandeja de horno más pequeña y la mitad de ingredientes, podemos usar solo 7 láminas de pasta filo, poniendo el relleno en la parte inferior de las hojas y doblar para sellar el queso con la parte superior.

BUÑUELOS DE VIENTO, el sabor de la tradición #receta

 

buñuelos de viento

Vivimos en un mundo cambiante, tan veloz y agitado, que es muy difícil reconocer como se va transformando todo lo que nos rodea, y a nosotros sólo nos queda consentir, pero en alguna ocasión podemos pararnos, mirar atrás y  recordar a aquellos que vivían en un mundo mucho más sereno y pausado, y celebrar sus tradiciones, sus costumbres que sabían, saben y sabrán a sencillez y buen hacer.

Así que, si tenéis un ratito podéis poner en práctica esta sencilla y fácil receta de buñuelos de viento, típica del día de Todos los Santos para que los tiempos pasados no caigan en el olvido y nuestro paladar no desconozca los sabores propios, de siempre.

Para 4 personas

125 gr harina de repostería

80 ml de leche entera

80 ml de agua

25 gr de mantequilla

3 huevos medianos

azúcar

Aceite de oliva suave

 y una pizca de sal

Ponemos en un cazo el agua, la leche, la sal y la mantequilla a calentar. Cuando empiece a hervir añadimos de golpe la harina y movemos enérgicamente hasta que la masa quede homogénea, sin grumos y se despegue de las paredes del cazo. Retiramos del fuego y dejamos enfriar unos minutos. Añadimos entonces los huevos uno a uno, removiendo e incorporando bien a la masa cada vez que añadamos uno hasta que quede una pasta uniforme y sin grumos.

En una olla o sartén honda ponemos abundante aceite a calentar . Formamos pequeñas bolas de la masa dándoles forma con dos cucharillas y las echamos poco a poco al aceite ( debe estar a temperatura media ). Los buñuelos de viento crecerán y flotarán en le aceite y conforme se vayan dorando los llevamos a un escurridor, para que suelten el exceso de aceite y rápidamente los pasamos por abundante azúcar ( para que el azúcar se pegue, los buñuelos deben estar calientes )

ARROZ CON CONEJO #receta de la abuela

ARROZ CON CONEJO

¿ Cuál es la mejor receta para empezar un blog de cocina ? Parece una pregunta sencilla, pero puede convertirse en un dilema, porque los principios son importantes y cuentan cosas de nosotros . Así que estuve pensando, y de repente, lo vi muy claro, mi primera receta no podía ser otra que la del arroz con conejo de mi abuela.

He comido muchas cosas y en muchos lugares diferentes, pero si alguien me pregunta cuál fue mi primera gran experiencia culinaria, no sería otra que el auténtico arroz con conejo en la mesa de los primos de la casa de mi abuela cada verano, navidad y fiesta de guardar.

Así que, aquí os la dejo y espero os guste.

Para 4 personas

500 gr de arroz bomba

1 cabeza de ajos

2 tomates maduros

1 ramita de romero

1 conejo troceado

2,5 l agua

1 cucharita de carne de pimiento choricero

unas hebras de azafrán

aceite, sal y pimienta

En primer lugar partimos el conejo en trozos pequeños y de tamaño similar ( será más sencillo si se lo pedimos a nuestro carnicero ). Una vez troceado, le añadimos un poco de sal.

En una olla o sartén honda con unas cucharadas de aceite, freímos media cabeza de ajos enteros pelados. Cuando los ajos tomen un poco de color, incorporamos el conejo y sofreímos moviéndolo cada poco tiempo hasta que esté dorado ( pero tened cuidado que no se haga demasiado ). En ese momento añadimos medio tomate que previamente habremos pelado y picado muy pequeño (también de puede rallar) y lo dejamos sofreir 1 o 2 minutos más.

A continuación añadimos una ramita de romero, un poco de pimienta y el agua. Ponemos el fuego al máximo y cuando rompa a hervir lo bajamos un poco  y dejamos que la carne cueza unos 30 min o hasta que esté tierna (dependerá también del fuego que tengamos en casa). Cuando el conejo esté listo, lo retiramos y reservamos. Pero debemos mantener el caldo caliente para añadir luego al arroz.

NOTA: Al preparar el caldo echamos 2l y medio de agua, ya que durante la cocción del conejo y dependiendo de la fuerza del fuego,  perderemos buena parte de ella, pero en realidad sólo necesitamos para luego echar al arroz, un litro  y medio ( si vemos que se consume mucha agua podemos añadir más durante la cocción).

Cuando quede poco tiempo para que esté listo el caldo podemos ir preparando el sofrito del arroz. En una paella añadimos un poco de aceite y sofreímos 3 o 4 dientes de ajos picados muy finos, cuando tomen color incorporamos un tomate pelado y troceado, al igual que hicimos para el caldo ( la cantidad es aproximadamente una cucharada de tomate por comensal ) y dejamos 1 o 2 minutos a fuego vivo moviendo continuamente.

Ahora es el momento de echar el arroz, lo añadimos y lo mareamos durante 1 minuto, después el conejo y damos unas vueltas. A continuación, incorporamos la cucharada de carne de pimiento choricero y las hebras de azafrán ( antes podemos tostarlas envueltas en papel de aluminio sobre una  llama de un mechero unos segundos ).

NOTA: Si esta opción os parece complicada podéis optar por añadir medio sobre de preparado para paellas que también da muy buen color y sabor.

Inmediatamente después añadimos el caldo que hemos de tener hirviendo. La cantidad de caldo depende del tipo de arroz que escojamos, en el caso del arroz bomba debemos añadir 3 partes de caldo por cada una de arroz, por lo que tenemos que medir 1l y medio de caldo antes de echarlo al arroz.

Los primeros 5 – 7 min mantenemos el fuego fuerte, y después lo bajamos a fuego suave durante unos 11- 13 min más. El tiempo aproximado para que el arroz esté listo son unos 15-18 min, pero la mejor forma de saber cuándo está hecho es ir probándolo y así también podremos aprovechar para rectificar la sal.

Pasado este tiempo apagamos el fuego, tapamos nuestro arroz con conejo con un paño seco y lo dejamos reposar unos dos min. Y a comer!