Archivo de la etiqueta: receta para niños

TRUFAS DE CHOCOLATE #receta muy dulce

TRUFAS CON CHOCOLATE

Hay sabores que nos transportan en un instante a nuestra infancia y éste es uno de los que me llevan a la mía; tengo el recuerdo de haber comido cientos de estas deliciosas trufas cuando era una niña, pero tristemente, siguiendo la aunque no malintencionada si recurrente predisposición de mi madre a hacer hasta la saciedad una receta, engancharnos a ella y de la noche a la mañana, desecharla para siempre, un día desaparecieron. Me he pasado media vida añorándolas y preguntando “mamá, ¿ te acuerdas de las trufas de chocolate tan ricas que hacías ?” y ella siempre decía que ya no recordaba la receta. De modo que hace poco me dije que debíamos intentarlo de nuevo y salieron a la primera, así que, aquí la escribo para que perdure y nunca más vuelva a caer en el olvido, nunca más sin mis trufas de chocolate…

Ingredientes

100 gr de chocolate al 72%

100 gr de azúcar

100 gr de almendra cruda molida

4 cucharadas de nata para montar

1 cucharada de amaretto

y fideos de chocolate

Ponemos un cazo al baño maría e incorporamos el chocolate y el azúcar, vamos removiendo poco a poco sin que el fuego esté muy fuerte hasta que el chocolate se funda y quede una pasta homogénea. Dejar en el baño maría unos cinco minutos para que desaparezcan los grumos del azúcar. Añadir entonces las cuatro cucharadas de nata, remover un minuto más y retirar del fuego.

Pasamos el chocolate a un bol, dejamos templar 10 minutos y volcamos sobre la mezcla, las almendras y la cucharada de amaretto y removemos con una cuchara de madera hasta que quede todo bien incorporado. Tapamos el bol con un film de plástico y dejamos reposar 1 – 1.30h.TRUFAS DE CHOCOLATE

Pasado este tiempo, hacemos bolitas con la pasta dándoles forma con las palmas de las manos, y pasamos por un bol con abundantes fideos de chocolate. Y listas, no puede ser más fácil!!!

 

RECETA ARROZ CON LECHE #¿cómo se hace?

receta arroz con leche

Ay, arroz con leche! gracias que en este mundo existen placeres tan sencillos y satisfactorios como este rico dulce, tan reconfortantes que nos ayudan a olvidar lo mucho  y lo rápido que en esta vida, a veces se complica todo. Y es que, lo que nos hace disfrutar, lo que calma nuestro ánimo y nos hace sentir bien, es propio e intransferible, por mucho que nos intenten convencer de que deseamos, ansiamos y anhelamos los más costosos lujos, muchos de nosotros sólo necesitamos un poco de paz y un humilde, pero exquisito postre.

Ingredientes

200 gr de arroz redondo

1850 ml leche entera

240 gr azúcar

la cáscara de un limón

1 rama de canela

1 cucharadita de mantequilla

y 2 cucharaditas de anís

Ponemos a calentar la leche con la canela partida en dos y la cáscara del limón a fuego medio, cuando comience a hervir bajamos el fuego al mínimo. En otra olla ponemos el arroz y añadimos dos cucharones de leche. En este caso haremos el arroz con leche como si se tratase de un risotto, es decir, mantendremos los dos ollas en ambos fuegos al mínimo, tanto donde está el arroz como donde está  la leche.

Debemos mover con frecuencia para que no se pegue e ir añadiendo poco a poco la leche a la olla del arroz, conforme se vaya consumiendo. Tendrá el punto que deseamos aproximadamente una hora después (dependerá del fuego, es aconsejable probar el grano para ver si está en el punto deseado y dejarlo más caldoso o más seco según nuestro gusto. A mÍ me gusta un poco caldoso pero sin pasarse).

En ese momento, añadimos la mantequilla, el azúcar y el anís que le da un toque buenísimo. Removemos todo durante un minuto más, probamos si está lo suficientemente dulce, retiramos del fuego y emplatamos. Podemos servirlo, por ejemplo, en un bol individual con una ramita de canela.

Y ya está preparado, un placer al alcance de todos. A disfrutar esta rica receta arroz con leche.

ENSALADA DE CUSCÚS CON BACON, PASAS Y NARANJA #receta

 

ENSALADA DE cuscús

El cuscús es una sémola de trigo duro, originaria del norte de Argelia y Marruecos, básica en las cocinas árabes desde el siglo XI, que ha ido ganando incondicionales en otros muchos lugares y culturas por su delicadeza, su versatilidad  y sus valores nutricionales. También da nombre al plato bereber tradicional que se elabora con él y consiste básicamente en la combinación de esta sémola de trigo con verduras, como zanahoria o calabaza, garbanzos ,cordero o pollo, pasas o frutos secos.

Y os tengo que confesar que es otra de mis debilidades, por su sencillez, sus posibilidades y por supuesto, porque está muy bueno. El cuscús es la opción ideal para aquellos que no tienen mucho tiempo para cocinar, pero no se resignan a desaprovechar el encanto de sabores sencillos, pequeños placeres de diario tan necesarios, y es que en sólo unos minutos podemos disfrutar un plato tan original, nutritivo y delicioso como nuestra ensalada de cuscús ¿qué más se le puede pedir?.

Para 4 personas

250 gr cuscús

250 ml de agua

250 gr bacon

1/4 cebolla

2 dientes de ajo

una naranja

dos cucharadas de almendras en grano

una nuez de mantequilla

y pasas

Ponemos en una sartén una cucharada de aceite y añadimos la cebolla y los ajos cortados muy finos, damos unas vueltas y cuando transparente, incorporamos el bacon y las almendras en grano. Sofreímos a fuego lento y cuando el bacon esté dorado, apagamos y reservamos ( retiramos si es necesario el exceso de grasa que haya podido soltar el bacon ).

Mientras, podemos ir preparando el cuscús. Ponemos el agua en una olla con un poco de aceite y de sal, llevamos a ebullición, retiramos del fuego y vertemos los 250 gr de cuscús, removemos y dejamos reposar 3 minutos, se remueve de nuevo, con un poco de mantequilla para que se suelte y lo añadimos al sofrito ( la forma de cocer la sémola dependerá de las indicaciones del fabricante).

Todo junto lo ponemos a fuego otros tres minutos, moviéndolo y en el último momento añadimos las pasas y retiramos.

Para finalizar, ya en otro recipiente, incorporamos los trozos de naranja, que previamente hemos cortado y limpiado de pieles, mezclamos todo bien y servimos.

ENSALADA DE CUSCÚS

 

FOCACCIA DE ACEITUNAS, TOMATITOS, CEBOLLA O SALCHICHAS #receta

focaccia

Si adoras la cocina italiana, pero estás un poco cansado de cocinar sólo pizzas y pasta, eres el idóneo destinatario de una de mis recetas favoritas, una de esas que siempre sale bien y cuesta un poco compartir, así que espero valores mi derroche de infinita generosidad e interminable desinterés  y me correspondas leyéndola, cocinándola cuanto antes y disfrutando como nunca.

Ingredientes

350 gr harina de fuerza

20 gr levadura fresca

250 gr agua templada

6 cucharadas de aceite oliva

una cucharadita de sal

1/2 cucharadita de azúcar

sal gorda

y orégano

En un bol grande ponemos la harina y le añadimos una cucharadita de sal y media de azúcar, y removemos.

Disolvemos la levadura en el agua templada, y cuando se haya deshecho por completo añadimos las 6 cucharadas de aceite, mezclamos bien y lo incorporamos, poco a poco, a la harina que teníamos en el bol, removiendo con una cuchara de madera primero y una vez hayamos vertido todo el líquido, pasamos a una superficie limpia ( previamente rociada con un poco de harina ) y seguimos amasando la masa de la focaccia ahora con las manos.

NOTA : Si la masa se pega mucho, añadiremos un poco más de harina para poder trabajarla, pero no abuséis mucho de ella, ya que tiene que quedar una masa blanda.

Tras unos cinco minutos de amasado, la extendemos sobre una lámina de silicona o papel de horno que previamente habremos pintado con aceite y la dejamos reposar durante al menos una hora, tapada con un paño seco en un lugar cálido.

Cuando haya doblado su volumen introducimos los dedos en la masa haciendo unas pequeñas hendiduras, pintamos con aceite de oliva y espolvoreamos con sal gorda. Ahora cubrimos la focaccia con los ingredientes que queramos; yo la suelo hacer con aceitunas, cebolla y tomatitos cherry, pero también queda muy buena por ejemplo con salchichas frescas. Y por último, terminamos siempre con alguna hierba aromática, en este caso orégano.

Metemos en el horno unos 20 minutos a 200º, o hasta que la superficie esté dorada.

FOCACCIA

BUON APPETITO!!!!

TARTA SACHER #receta muy, pero que dulce

TARTA SACHER

Para endulzarnos un poco la vida, hoy os propongo una receta dulce, deliciosa, irresistible para los amantes del chocolate: tarta sacher, su único inconveniente es que no podréis parar hasta acabar con el último pedacito, pero de vez en cuando hay que darse un capricho ¿no?

La tarta Sacher, en alemán Sachertorte, es una tarta de chocolate típica austriaca que consiste en dos planchas gruesas de bizcocho de chocolate separadas por una fina capa de mermelada de albaricoque y recubiertas con un glaseado de chocolate negro.

Para la tarta 

150 gr de chocolate negro

250 gr mantequilla ablandada

200 gr azúcar blanquilla

100 gr maicena tamizada

 y 5 huevos

Para la cobertura

70gr de agua

70gr de azúcar

140 gr chocolate negro

Engrasamos y enharinamos un molde de unos 20 cm. Derretimos el chocolate al baño maría y lo dejamos enfriar. Separamos las claras y las yemas de huevo. Batimos la mantequilla con la mitad del azúcar hasta que blanquee y se ablande e incorporamos las yemas sin dejar de batir.

Batimos las claras a punto de nieve y añadimos gradualmente el resto del azúcar. Agregamos el chocolate derretido que hemos dejado enfriar a la mezcla de las yemas y poco a poco vamos removiendo hasta que se incorporen todos los ingredientes.

Mezclamos a continuación con el merengue ( las claras ) y la maicena en tres tandas alternas, empezando por parte del merengue con movimientos envolventes con mucho cuidado.

Vertemos la mezcla en el molde y horneamos a 160ª, 40-45 min, dejamos enfriar 5 min en el molde, desmoldamos y  pasamos a una rejilla con un papel de horno debajo.

Dejamos enfriar un poco y cortamos cuidadosamente  la tarta en dos para poder rellenarla. Extendemos la mermelada de albaricoque y ponemos la parte superior de la tarta encima.

Para la cobertura de la tarta sacher, ponemos en un cazo el agua y el azúcar y dejamos hervir durante unos dos minutos hasta que consigamos un almíbar, en ese momento añadimos el chocolate y movemos enérgicamente hasta que se deshaga, bajamos el fuego al mínimo y seguimos removiendo unos segundos hasta que el aspecto de la mezcla sea brillante ( cuidado porque el chocolate se puede quemar fácilmente y dejar un sabor amargo ), retiramos del fuego y vertemos rápidamente sobre la tarta consiguiendo una capa uniforme.

Y ya sólo queda esperar un poquito para que se enfríe y a disfrutar de esta rica tarta sacher…

GUACAMOLE CASERO #aprender y disfrutar

 

guacamole casero

El guacamole es el aperitivo mejicano por excelencia, y como cualquier plato popular que se precie, goza de multitud de variantes y variaciones, existiendo así una gran diversidad de elaboraciones y recetas diferentes, todas ellas aceptadas, y todas ellas sabrosas, seguro. Sólo tenemos que probar, saborear y elegir la nuestra propia.

Y sobre todo no olvidéis que el guacamole casero gusta y mucho! Así que si quieres apostar por caballo ganador y no arriesgar cuando tengáis invitados, opta por esta receta fácil, sana y rápida, que seguro no te fallará ( bueno eso espero ).

Para 4 personas

2 aguacates

1 tomate

1/2 cebolleta

1/2 lima

una cucharada de cilantro picado

tabasco

 y sal

Picamos la cebolleta y el cilantro muy fino, pelamos el tomate y lo partimos en trocitos pequeños. Sacamos la carne del aguacate y en un bol lo chafamos con ayuda de un tenedor, para poder hacerlo con facilidad necesitamos usar aguacates maduros.

NOTA: Una de las formas de saber si un aguacate está maduro es quitar la ramita que queda en uno de sus extremos y ver el color. Si está verde o no se puede quitar todavía, no está listo, si sale fácilmente o se ve negro o marrón, está pasado. Debe estar amarillo verdoso.

Una vez hecho esto, añadimos a los aguacates el tomate, la cebolla y el zumo de 1/2 lima. A continuación, la sal y el tabasco ( dependiendo su cantidad de nuestra tolerancia o inclinación hacia el picante ).

En último lugar, incorporamos el cilantro y le damos unas vueltas.

NOTA: El guacamole casero se oxida con mucha rapidez. Para evitar que se oscurezca debemos prepararlo a última hora, o si no es posible, guárdalo con un film transparente bien pegado a él. 

Servimos en un bol, acompañamos de nachos o como dirían los mexicanos totopos.

Y a comer…