TARTA SACHER #receta muy, pero que dulce

TARTA SACHER

Para endulzarnos un poco la vida, hoy os propongo una receta dulce, deliciosa, irresistible para los amantes del chocolate: tarta sacher, su único inconveniente es que no podréis parar hasta acabar con el último pedacito, pero de vez en cuando hay que darse un capricho ¿no?

La tarta Sacher, en alemán Sachertorte, es una tarta de chocolate típica austriaca que consiste en dos planchas gruesas de bizcocho de chocolate separadas por una fina capa de mermelada de albaricoque y recubiertas con un glaseado de chocolate negro.

Para la tarta 

150 gr de chocolate negro

250 gr mantequilla ablandada

200 gr azúcar blanquilla

100 gr maicena tamizada

 y 5 huevos

Para la cobertura

70gr de agua

70gr de azúcar

140 gr chocolate negro

Engrasamos y enharinamos un molde de unos 20 cm. Derretimos el chocolate al baño maría y lo dejamos enfriar. Separamos las claras y las yemas de huevo. Batimos la mantequilla con la mitad del azúcar hasta que blanquee y se ablande e incorporamos las yemas sin dejar de batir.

Batimos las claras a punto de nieve y añadimos gradualmente el resto del azúcar. Agregamos el chocolate derretido que hemos dejado enfriar a la mezcla de las yemas y poco a poco vamos removiendo hasta que se incorporen todos los ingredientes.

Mezclamos a continuación con el merengue ( las claras ) y la maicena en tres tandas alternas, empezando por parte del merengue con movimientos envolventes con mucho cuidado.

Vertemos la mezcla en el molde y horneamos a 160ª, 40-45 min, dejamos enfriar 5 min en el molde, desmoldamos y  pasamos a una rejilla con un papel de horno debajo.

Dejamos enfriar un poco y cortamos cuidadosamente  la tarta en dos para poder rellenarla. Extendemos la mermelada de albaricoque y ponemos la parte superior de la tarta encima.

Para la cobertura de la tarta sacher, ponemos en un cazo el agua y el azúcar y dejamos hervir durante unos dos minutos hasta que consigamos un almíbar, en ese momento añadimos el chocolate y movemos enérgicamente hasta que se deshaga, bajamos el fuego al mínimo y seguimos removiendo unos segundos hasta que el aspecto de la mezcla sea brillante ( cuidado porque el chocolate se puede quemar fácilmente y dejar un sabor amargo ), retiramos del fuego y vertemos rápidamente sobre la tarta consiguiendo una capa uniforme.

Y ya sólo queda esperar un poquito para que se enfríe y a disfrutar de esta rica tarta sacher…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *